Por Damaris Torres El Museo Interactivo Mirador, MIM, acaba de inaugurar una nueva sala para que los niños aprendan sobre nuerociencia de forma entretenida. Se llama Neurozona y está en el segundo piso. Es un espacio ideal para llevarlos con bastante tiempo, porque así podrán detenerse en cada uno de los cuatro módulos interactivos donde […]

Por Damaris Torres

El Museo Interactivo Mirador, MIM, acaba de inaugurar una nueva sala para que los niños aprendan sobre nuerociencia de forma entretenida. Se llama Neurozona y está en el segundo piso.

Es un espacio ideal para llevarlos con bastante tiempo, porque así podrán detenerse en cada uno de los cuatro módulos interactivos donde verán cómo funciona el cerebro de los animales y los seres humanos cuando aprende alguna materia nueva.

Neurozona MIM-5

Vaya con ropa cómoda, porque desde el comienzo tendrá que manejar máquinas y jugar con ellas, como con el stand “Dame un impulso” que consiste en posar la manos en unas placas de metal que vibran y con las que podrá indentificar sus impulsos nerviosos. También hay otro que se llama “Ojo con el movimiento”, en el que deberá manejar los movimientos de un ojo gigante con una consola, para comprender cómo funciona este órgano del cuerpo.

Si quiere algo para jugar en grupo, vaya al módulo de “No la dejes caer”, donde tres personas deberán manejar unos brazos de metal gigantes y hacer que no se caiga una pelota. Esto, para enseñar sobre la coordinación.

DÓNDE: Av. Punta Arenas 6711
TELÉFONO: 228288000
HORARIO: Ma. a do., 9.30 AM a 6.30 PM
PRECIO: Gral., $ 3.900. Niños y 3a edad, $ 2.700
EDAD: Todo público
ESTACIONAMIENTO: En el lugar, gratis con la entrada.