La vida en una copa, por Carolina Freire Propongo aprovechar el vuelo con que venimos del Mes de la Patria y alzar vasos con nuevos exponentes nacionales en materia de destilados. Tengo varias botellas de lujo que recomendar, todas producidas con diversas y excelentes materias primas que potencian y reflejan lo mejor del sur de […]

La vida en una copa, por Carolina Freire

Propongo aprovechar el vuelo con que venimos del Mes de la Patria y alzar vasos con nuevos exponentes nacionales en materia de destilados. Tengo varias botellas de lujo que recomendar, todas producidas con diversas y excelentes materias primas que potencian y reflejan lo mejor del sur de nuestro país. Uno de mis favoritos es el whisky Millakoru del valle de Biobío ($25.000, en www.jantoki.cl), el primer whisky single malt nacional, con 43°, elaborado con malta de La Araucanía, turba de Magallanes y agua de manantial de la Cordillera de la Costa. Es doblemente destilado en un antiguo alambique de cobre, en la zona de Talcamávida. Está envejecido en roble por cuatro años, los que equivalen a ocho de Escocia por la oscilación térmica del lugar. Este buenísimo whisky tiene delicados toques ahumados, a miel, damascos y regaliz, mientras que al degustarlo destaca por sus notas frutales, a caluga y frutos secos. Pruébelo en las rocas, acompañado de carnes a la parrilla.

Otro que recién se estrena en el mercado nacional es el vodka Sirena de Chiloé ($ 25.990, en tienda Direct Wines y próximamente en supermercado Jumbo), que ha sido distinguido por dos años consecutivos en el New York International Spirits Competition. El año pasado obtuvo medalla de bronce y en esta versión ganó una de plata. Proviene específicamente de Quellón y es elaborado con papas nativas (michune y bruja), plantadas y cosechadas en el lugar y luego hidratadas con agua de vertiente filtrada. Este vodka de 40° es destilado tres veces en un alambique de cobre y bronce, es libre de gluten y con un agradable sabor dado por la papa chilota, que tiene mayor almidón que otros tubérculos. Es un destilado de mucha personalidad, con aromas a tierra húmeda, frutos secos, flores, hinojo y mora. En boca es agradable, cremoso, consecuente con notas a papas peladas, higos secos y cítricos. Hay que disfrutarlo solo y bien frío, con tónica y moras, o en su versión más clásica, con una rodaja de limón.

Mi último recomendado es Trä.kál, ($ 19.990, en La Vinoteca), un destilado que no es ni vodka ni gin y que proviene de Osorno. Aquí el argentino Sebastián Gómez, después de trabajar en Diageo, se obsesionó con el sur de Chile y quiso embotellar su aroma. Se instaló en Pilauco, en la Región de Los Lagos, para empezar a elaborar un destilado de peras y manzanas maceradas con hierbas aromáticas, como laurel y menta -entre otras- y mezclado con maqui y murta.

El resultado es una bebida con 42° de alcohol, aromas a campo, lana de oveja, poleo, anís y violetas, además de untuoso, con toques a hierbas y peras. Pruébelo en su casa con tónica o en el nuevo Pan Bar de La Vinoteca, que tiene un cóctel de Trä.kál con St Germain (licor de flor de saúco) y jugo de limón ($ 4.800). ¿Cómo queda bien? Acompañado de su excelente tártaro de ternera con ikura, las huevas de salmón ($ 5.800).

Direct Wines
DÓNDE: Vitacura 3520
TELÉFONO: 2 28405696
HORARIO: Lu. a vi., 10 AM a 2 PM y 3 a 7.30 PM. Sá., 10 AM a 2 PM
ESTACIONAMIENTO: Afuera de la tienda, gratis.

Pan Bar La Vinoteca
DÓNDE: Nueva Costanera 3955
TELÉFONO: 2 29536291
HORARIO: Lu. a sá., 8.30 AM a 11 PM
ESTACIONAMIENTO: Afuera de la tienda, gratis.