El autor del best seller Dioses Chilenos y ahora panelista del programa Pop, en radio Pauta, disfruta dejándose caer en algún bar de su barrio y viendo buenas series, como The terror.

Por:
Abril 30, 2018

–¿Un buen bar para juntarse con los amigos?

Rapa Nui (Infante 1397). Está a una cuadra de mi casa y esa es razón suficiente para ser mi actual bar preferido. El resto da lo mismo. Es ondero, hipster, abajista, pero lo que importa es que puedo ir y volver caminando y tiene las mejores piscolas de Santiago”.

–¿A qué nuevo escritor prestarle atención?

“Me interesa mucho lo que está haciendo Carolina Brown, que debutó hace un par de años con un libro de cuentos llamado En el agua, editado por la independiente Biblioteca de Chilenia. Su segundo libro, la novela Al final del sendero, acaba de ser editada por Emecé y es una historia de amistad entre dos chicas. Parte como una versión femenina de Cuenta conmigo, pero termina de una manera sorprendente”.

–Una librería predilecta.

Shazam Comics (Marín 0279), la mejor librería de cómics de Santiago y uno de los mejores sitios de la ciudad. Es una cueva donde me siento como en casa y puedo ir a conversar con los libreros y el dueño. A veces salgo con algo; otras, solo me basta con horas y horas de conversación. Lo último que compré ahí fue el número 4 de Doomsday Clock, de DC Comics, mi regreso a los cómics de superhéroes”.

–Música ideal para acompañar la lectura.

“Todo lo del inglés Steven Wilson, en especial su último disco, To the bone, mezcla atrevida y deliciosa entre pop y rock progresivo, la improbable suma entre ABBA y Pink Floyd” (Spotify).

–Y la serie que ‘la va a llevar’ este año.

The terror (cable, canal AMC). Simplemente, es la mejor del año. No voy a dar razones, más que decir que la busquen y la vean, y se olviden de ese lugar común llamado La Casa de Papel”.