Buenos panoramas para disfrutar tu estadía en el Lago Ranco

Por

Buenos panoramas para disfrutar tu estadía en el Lago Ranco

A parte de ir a la playa a refrescarte de las aguas del Lago Ranco, también puedes ir a sabrosos y contundentes restaurantes de cocina local, bañarte en piscinas temperadas y hacer varias rutas por senderos en medio del bosque valdiviano.

100 km de senderos en el parque Futangue

Foto: Valentina Miranda Vega.

Varias son las excursiones que se hacen a diario por este parque privado de más de 13 mil hectáreas que está en el extremo suroriente del Lago Ranco.

Para ingresar al Parque Futangue debes pagar una entrada de $ 10.000, sólo así podrás partir por algunos de sus senderos que en total suman más de 100 kilómetros de caminos entre flora nativa.

Uno de ellos es el ascenso al cerro Mayo, uno de dificultad alta porque es bien empinado y porque en algunas zonas hay que subir escalones que alcanzan los 1300 metros de altura de su cima. Es justamente en la cumbre donde encuentras la recompensa: tiene una vista increíble al lago, de hecho sentirás que estás encima del agua.

Si vas con niños, lo mejor es hacer el sendero de la ranita de Darwin. Irán acompañados de un profesor de biología, quien les hará limpiarse los zapatos con un líquido especial antes de ingresar a este camino donde es fácil ver a las pequeñas ranitas que encontró el naturalista inglés Charles Darwin en el siglo XIX. Ojo, sólo es de 2 km.

Conoce más rutas del Parque Futangue en esta nota.

Un spa y restaurante increíble

Foto: Valentina Miranda Vega.

El mismo Parque Futangue tiene un restaurante de ensueño donde cocina el chef Juan Pablo Aránguiz.

Se llama El mesón del Caulle, y ahí todos los platos llevan a especies y verduras locales que resaltan el sabor de las carnes y pescados que se sirven a diario, como el suave y jugoso lomo vetado de vacuno que acompañan de un puré de papas al maqui y salsa criolla ($ 18.000), o los ñoquis en crema de jaibas y parmesano que es una delicia ($ 11.000).

Otro de los atractivos del lugar es su spa. Y cómo no si se inauguró hace sólo unos meses con unas piscinas de aguas temperadas a 32 grados y otra de agua fría absolutamente refrescante.

Cuesta $ 30.000 p/p el peso diario a las albercas, pero si quieres ir a hacerte un masaje (previa reserva) de 60 minutos o más, podrás ingresar de forma gratuita a las piletas que miran a hermosos prados.

Ojo, tienen varias reposeras para tomar sol, y apenas llegues te entregarán una toalla y una bata para hacer más cómoda tu estadía.

Revisa los detalles del spa en esta nota.

Maqueo, una cafetería donde reina el maqui

Foto: Valentina Miranda Vega.

Si buscas nuevos lugares donde comer cerca del Lago Ranco, entonces tienes que ir a la cafetería Maqueo, sabores étnicos.

Eso sí, debes saber que está frente al lago Maihue, uno más pequeño que alimenta al Ranco desde Futrono.

Es entretenido ir para allá, porque en este local todo lo que prepara Gladis Lefin y su hija Claudia Manquepillan Lefin es con maqui -por eso el nombre, maqueo significa lugar de maqui en mapudungun-.

De hecho, tienen 18 variedades de productos hechos con esta fruta antioxidante, entre ellos café, licor y cheesecake de maqui. Unas delicias imposible de olvidar, al igual que su pan amasado de maqui que es esponjoso y muy sabroso.

Los detalles de esta cafetería lo encuentras en esta nota.

Buena cocina mapuche en Küme Yeal

Foto: Facebook Küme Yeal.

Está en la localidad de Llifén, a 25 minutos de Futrono y muy cerca del Lago Ranco. El restaurante Küme Yeal, de la mapuche Margarita Leiva, es una de las paradas obligatorias de todos los que andan por la zona.

¿Por qué? Por sus platos contundentes y preparados sólo con productos que sacan de la huerta que la familia de Margarita mantiene.

Puedes ir a probar sus sabores de martes a domingo. Si vas a la hora de almuerzo tendrás que pagar $ 9.000 por un menú que lleva entrada, juego y plato de fondo, el que varía a diario, es decir te puede tocar un sabroso guiso de arvejas con un cerdo al merkén suave y blandito, o unas exquisitas empanadas de changles (el hongo comestible de la zona sur de Chile).

Ad lo anterior se agrega una fuente con cuatro tipos de panes y cuatro salsas, postre y un mate para terminar.

En tanto, si vas a la hora de la once comida, te cobrarán $ 6.000 por la misma fuente de pan descrita anteriormente, una paila de huevos de campos, dos tipos de mermeladas, miel, mantequilla y dulces caseros, como un queque de harina tostada o calzones rotos. Más mate, leche, té o bebida. Mejor imposible.

Toda la info. en esta nota.

 

Seguir leyendo