Los bares de cerveza artesanal más refrescantes de Santiago

Los bares de cerveza artesanal más refrescantes de Santiago
Foto: Valentina Miranda Vega

Olvídate de la "chela" de litro, que lo que manda en estas barras son los buenos schops artesanales. Aquí, una lista con nuestros bares de cerveza favoritos en Santiago. ¡Salud!

Intrinsical

Foto: Valentina Miranda Vega.

En una casona de dos pisos ubicada en plena Av. Brasil, abrió hace algunos meses el bar Intrinsical, uno que se dedica a la fabricación de refrescante cerveza artesanal.

Para ingresar a este local tienes que tocar el timbre, sólo así podrás ingresar a los salones y fresco patio, donde degustar, por ejemplo, la “¿Y por qué gosé van?”, una de 4,9° que se caracteriza por su sabor a maracuyá y un toque de sal que se hecha en el proceso de maduración, para que quede más ácida ($ 2.300 la peke y $ 3.500 la big).

Otra opción es la “Alt+f4”, una de 5,3° de estilo altbier, que se fermenta a baja temperatura, cerca de 17 C° ($ 2.000 la peke y $ 3.000 la big). Ojo, las cervezas cambian constantemente.

Pruébalas con sus papas fritas caseras y con doble fritura, para que queden blanditas por dentro y crujientes por fuera, como la “Arde Papi” que, además de las papas, lleva mayonesa picante, salsa de ajo, maní tostado, cilantro y salsa oriental ($ 5.000)

The Cat Bar

The Cat Bar
Foto: Valentina Miranda Vega.

¿Amas los gatos? Entonces no puedes dejar pasar este bar que, además, de poder tomar buenas cervezas, también podrás estar con hermosos ronroneantes.

Lo encuentras en la calle Rosal, en Lastarria, y ahí tienen un patio interior bien fresco, donde seguro te tentarás con alguna de sus variedades de cervezas, entre ellas la recomendada IRA! de Granizo. Se trata de una de 7° de color cobrizo y bastante cuerpo.

Acompáñala con sus adictivas “Papas trufadas” ($ 4.500), que preparan con papas naturales de doble fritura, para que queden crujientes por fuera y blanditas por dentro. A estas les incorpora aceite de trufa, perejil y bastante queso parmesano rallado.

Bar Lican Ray

Bar Lican Ray
Foto: Valentina Miranda Vega.

Escondido en la galería Salustio Barros, una que está en calle Huérfanos esquina San Antonio, está el bar Lican Ray, uno dedicado 100% a la cerveza artesanal.

Este lugar abre entre las 12 PM y 4 PM como restaurante con menús de almuerzos por $ 3.500. Sin embargo, a partir de las 5 PM este espacio cambia. El protagonista de la noche ya no es el menú, sino que este refrescante brebaje acompañado de pizzas y hamburguesas caseras.

Una que no puedes dejar de probar es Ninfa, la versión ámbar de la cervecería valdiviana Bundor. Esta destaca por sus notas a malta y caramelo, y por sus 6,5° ($ 2.990 los 330 cc).

Para acompañar estos tragos esta la chorrillana #Negromatapacos ($ 6.990), que llegará a la mesa con papas fritas condimentadas con orégano, queso fundido, mechada, champiñón, tocino y albahaca. Simplemente adictiva.

La Grifería

Foto: Valentina Miranda Vega.

Seguro que si eres un amante de la cerveza artesanal ya conozcas este bar que abrió hace dos años, en La Reina. Sin embargo, ahora re contamos que inauguró una nueva sucursal en la calle San Ignacio de Loyola, casi al llegando a la Alameda, en Santiago Centro.

Es probable que pase inadvertido desde la calle, pero al entrar te encontrarás con un fresco patio interior y salones súper onderos, perfectos para probar alguna de sus 20 salidas de schop artesanal.

¿Alguna recomendación? La Infierno, una que hacen en la casa con dos tipos de cervezas: 70% IPA y 30% Imperial Stout. Es una de tonos oscuros y con 9° bien sabrosos ($ 4.000 los 500 cc).

Para comer tienen unas  pizzas con una masa a la piedra, bien delgadita y súper rica, con opciones vegetarianas.

Dirty Deeds

Foto: Valentina Miranda Vega.

Los amantes de la cerveza artesanal tiene un nuevo bar para sumar su ruta, Dirty Deeds. Es un local que abrió a comienzos de 2019 en una gran casona de dos pisos en calle Constitución, en el corazón del barrio Bellavista.

En este bar bien rockero encontrarás 26 salidas de schops, con precios que promedian los $ 4.000. Es una selección variada, donde la mayoría son cervecerías chilenas reconocidas, como Zigurat, Jester, Hasta Pronto, Alameda, Tubinger y Tamango.

Para comer hay un carta sencilla, pero ideal para acompañar las cervezas, con chorrillanas, pichangas, pizzas y papas fritas.

Beer Garden El Mesón

Foto: Valentina Miranda Vega

Uno de los bares de cerveza que amamos en Santiago es este bar-picada, uno de los pocos cerveceros en pleno centro-centro.

Está en el emblemático Paseo Bulnes y ahí tiene unas mesas juntos a las bancas de este paseo que le aportan lo de beer garden.

De día, El Mesón es una recomendable picada donde ir a probar un rico menú casero.

Pero en las tardes, desde las 5 PM, este lugar se transforma en Beer Garden El Mesón

Un bar de barrio, muy casero, donde los amantes de la cerveza llegan sagradamente a beber las mejores etiquetas artesanales, con 31 opciones en barril.

Ahí siempre está su dueño, Patricio Toro, el Pato, un cervecero de tomo y lomo siempre dispuesto a recomendarte el schop indicado para ti.

El Honesto Mike

Foto: Valentina Miranda Vega

Ten paciencia para encontrar una mesa aquí, que es otro de los bares de cerveza al que todo el mundo quiere ir.

¿Por qué tanto revuelo? Porque detrás está el dios de la cerveza, Ben Wood, y porque sus hamburguesas que son de las más golosas de la ciudad.

Ocho tipo de hamburguesas, más de 20 salidas de shops y un barra de la que no querrás pararte nunca. ¿Te tientas?

Bar Spoh

Bar Spoh
Foto: Valentina Miranda Vega.

Uno de los nuevos bares de cerveza artesanal en Santiago que debes conocer es este, que acaba de abrir en el barrio Lastarria.

Detrás están los mismos dueños de la cervecería Spoh, la que lleva siete años conquistando con variedades como una Triple IPA, bien amarga y adictiva, que aquí puedes probar en schop.

Son 18 salidas de cervezas de barril las que hay acá, que además de las de la casa, incluyan a otras buenas compañías chilenas.

Ojo con la carta de comida de Spoh, que tiene buenas opciones hechas con ingredientes de temporada y a muy buenos precios.

Apiádate De Mi

Foto: Valentina Miranda Vega

El bar de moda en Providencia es este, ubicado a pasos del Metro Manuel Montt, detrás de la Iglesia de la Divina Providencia.

Es un local pequeño, casi escondido, con terraza y que tiene todo lo que uno le puede pedir a un bar de barrio.

Su especialidad son las cervezas artesanales y por eso ahí encuentras una insuperable selección de marcas chilenas en schop.

De todos modos, si no te gustan los schops hay también un par de salidas de sidra y sangría.

Eso sí, se quieres disfrutarlo, debes llegar temprano o tener paciencia, porque está tan en boga que suele llenarse.

Lagerhaus

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Varias opciones de schop para elegir? En este bar de Vitacura -uno de los pocos cerveceros de la comuna- las encontrarás por montón.

De hecho, Lagerhaus es el bar con más salidas de cervezas de barril en todo Chile: tiene 35 refrescantes opciones para elegir.

Si su nombre te suena, es que por este bar era conocido por su local original, en Temuco, y también otros en La Serena y en Viña, donde se acaba de instalar.

Este de Vitacura está en una esquina transitada, tiene un ambiente relajado, buenos precios y sabrosas preparaciones para compartir.

Ojo con sus “Martes de Lagerazo”: una selección de schops chilenos a $ 2.000.

Santa Filomena 91

Foto: Valentina Miranda Vega

Este bar del barrio Bellavista nos gusta porque no tiene más pretensiones que ofrecer buenos schops artesanales.

Aunque lleva cinco años en una casona de dos pisos del barrio, todavía es un secreto para muchos.

Eso sí, agarró algo de fama con una promoción imbatible, su “schop regresivo”, que encuentras todos los martes y miércoles.

¿En qué consiste? En que los precios de la cervezas en barril bajan a medida que pides más.

El primero cuesta $ 3.000, el segundo $ 2.500, el tercero $ 2.000 y el cuarto $ 1.500. Si pides otro más vuelve a costar $ 3.000 y así sucesivamente.

Y las que ofrece son etiquetas de calidad, casi todas chilenas, de compañías artesanales reconocidas, como Coda, Spoh, Tamango, Zigurat, Jester o Alameda.

Kross Bar

Foto: Valentina Miranda Vega

Ya hemos hablado harto de Kross Bar, el templo cervecero del barrio Bellavista al que dan ganas de ir todas las noches.

Hoy no es el único, porque abrieron otros dos locales, uno en Providencia, en la calle Orrego Luco, y otro en Borderío con una terraza que se la pelean por estar ahí.

Estos nuevos tienen todo lo bueno del original: buenas cervezas -de la cervecería Kross, pero también otras invitadas- y preparaciones sabrosas, que tiene el sello del talentoso chef Matías Artega.

Eso sí, antes reserva, que suelen llenarse.

Pepperland

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Bares de cerveza y con comida vegetariana? Sí los hay y en barrio Italia está uno de los mejores.

Es el Pepperland, un bar de calle Santa Isabel donde ninguna de las preparaciones lleva carne y por eso es uno de los favoritos de los veggies de la capital.

Fue uno de los pioneros en Santiago pioneros en cervezas artesanales y hoy ahí puedes ir a beber, en schop o en cerveza, las mejores etiquetas artesanales chilenas y extranjeras.

Barbudo Beer Garden

Foto: Valentina Miranda Vega

Este fue el primer beer garden de Santiago, un bar con un patio generoso donde probar cervezas artesanales, a la usanza de los que abundan en Alemania.

En Barbudo la cerveza es la reina, con 19 salidas de schop y más de 100 etiquetas de todas partes del mundo.

Tanto les gusta esta bebida, que todos los meses se hacen catas, para quienes les gusta probar algunas nuevas y diferentes.

Además de las cervezas, las pizzas y las hamburguesas lo convierten en uno de los bares de cerveza en Plaza Ñuñoa que hay que visitar.

Uncle Fletch La Dehesa

Uncle Fletch
Foto: Valentina Miranda Vega

Los conocedores de la buena cerveza y las hamburguesas saben que Uncle Fletch es uno de esos lugares que no fallan.

Ahora, además de sus sucursales en barrio Bellavista y Plaza Ñuñoa, abrió una tercera en la terraza del mall Espacio Urbano de La Dehesa, y su principal gracia es que está dentro de un tren.

Es un antiguo vagón de tren refaccionado, que por dentro y por fuera está ambientado como uno de los trenes que circulaba por Texas a fines del siglo XI.

Ahí dentro -o en la terraza en los días soleados- puedes escoger entre cualquiera de las 12 salidas de schop que van cambiando todas las semanas.

Por supuesto que aquí también están las hamburguesas de estilo gringo que le dan fama a Uncle Fletch.

Seguir leyendo