Los mejores 28 bares para visitar en Santiago

Los mejores 28 bares para visitar en Santiago
Foto: María Ignacia Concha

¿Andas en busca de buenos bares en Santiago? No busques más, que armamos esta guía con los imperdibles para beber y comer como los dioses.

Bares en Santiago hay muchos, pero son pocos que los tienen todo lo necesario para convertirse en tu barra favorita.

Una coctelería sorprendente, platos que sean mucho más que un mero acompañamiento y un ambiente agradable son los requisitos básicos de un buen bar.

Para que no pierdas tu tiempo, fuimos en busca de los mejores bares en Santiago, esos a los que dan ganas de volver una y otra vez.

Estos son nuestros elegidos.

1. Room 09

Foto: María Ignacia Concha

Al estilo de los speakeasy –las barras que surgieron en Nueva York en los años con la Ley Seca-, este es un exclusivo bar clandestino en el corazón del barrio Bellavista.

Se ubica en el piso número 9 del Tinto Boutique Hotel y hasta hace poco se podía entrar solo quienes tenían la membresía o aquellos que antes probaran el menú de degustación del restaurante 040, que funciona en el mismo hotel.

En cambio, ahora el acceso a Room 09 es abierto, siempre y cuando reserves.

Vale la pena hacerlo, para conocer se barra de alta coctelería y para disfrutar la nueva barra de tapas, donde encuentras la cocina de autor Barroso, pero en formato bar.

Es decir, pequeños bocados, ideales para acompañar con un trago, como el “tataki” ($ 7.500) de albacora, marinada con nabo y jengibre.

2. Polvo Bar de Vinos

Foto: Valentina Miranda Vega

En la comentada columna que el crítico gastronómico del diario El País, Ignacio Medina, dedicó a Santiago, este fue el único lugar que le fascinó.

“Una propuesta que ilusiona: breve, cambiante, con algunas dosis de imaginación y muy buena mano“, dijo el experto sobre Polvo Bar de Vinos, la última joyita del barrio Bellavista.

Tienes que ir a sentarte en su larga barra, ya sea para disfrutar de su inmejorable carta de vinos, con más de 150 etiquetas, y también para probar la mano del argentino Federico Ziegler.

Es el mismo que acaba de ser elegido por el Círculo de Cronistas Gastronómicos como Chef Revelación y que en este bar se luce con platos como una increíble plateada en pan casero.

En esta nota encuentras cinco razones para amar Polvo Bar de Vinos.

3. Siam Thai Bar

Foto: Valentina Miranda Vega

La noche en barrio Italia está más viva que nunca con sus bares y terrazas, que ofrecen buena coctelería y son ideales para ir en grupo o en pareja.

Un bar que tienes que conocer ahí es el que abrió el restaurante Siam Thai, una barra con coctelería que versiona cocteles clásicos con sabores inspirados en la cocina thai.

Uno recomendado es “the artisian siam sour” ($ 4.900), que lleva syrup hecho en el local con distintas especias, como cardamomo por ejemplo, maracuyá, limón y jengibre.

4. La Virgen

Foto: Valentina Miranda Vega

Sí, es el mismo Bar La Virgen que estaba en el barrio Bellavista y que tenía una increíble terraza desde donde se veía la virgen del cerro San Cristobal.

Pero ese local cerró y el bar se traslado hace algunos meses al barrio Yungay, a un casona de cuatro pisos en la esquina de Erasmo Escala con General Bulnes.

Al igual que en el original, lo mejor de aquí es tu terraza, un agradable rooftop con vista a este sector patrimonial que, sin ninguna duda, será uno de los hits de las tardes veraniegas.

Lo más refrescante ahí son sus jarras, como la de “melón con vino” ($ 11.900), bien helado, o la “sangría” ($ 11.900) que ojo, es dulzona, de esas que engañan.

¿Para comer? Alguna de las hamburguesas, como la “virgen” ($ 7.900), con queso cheddar, tocino, aros de cebolla, pepinillos y salsa bbq.

5. Jerónimo

Foto: Valentina Miranda Vega

Imposible dejar pasar la barra del famoso restaurante limeño Jerónimo, que está en Alonso de Córdova.

De decoración colorida y toda la onda que sabe imprimirle su chef  Moma Adrianzén a todo el ambiente y no sólo a la comida de inspiración callejera hecha con ingredientes de primera calidad, la barra de Jerónimo abarca desde combinaciones muy frutales con destilados peruanos hasta los muy de moda mezcales.

De hecho, es el único bar que ofrece mezclas bien juguetonas con este destilado mexicano que tiene entre 45 y 60 grados de alcohol y que en esta barra lo ofrecen, entre otros, tequila Jimador, Aperol, piña, toronja rosada, sal de maras, soda y agua de jamaica. Una delicia.

6. Uncle Fletch La Dehesa

Uncle Fletch
Foto: Valentina Miranda Vega

Los conocedores de la buena cerveza y las hamburguesas saben que Uncle Fletch es uno de esos lugares que no fallan.

Ahora, además de sus sucursales en barrio Bellavista y Plaza Ñuñoa, abrió una tercera en la terraza del mall Espacio Urbano de La Dehesa, y su principal gracia es que está dentro de un tren.

Es un antiguo vagón de tren refaccionado, que por dentro y por fuera está ambientado como uno de los trenes que circulaba por Texas a fines del siglo XIX, y en el que puedes cualquiera de las 12 salidas de schop que van cambiando todas las semanas.

7. Prima Bar

Foto: Prima Bar

Uno de los bares en Santiago de los que todos hablan es este, que abrió hace algunos meses en pleno Providencia.

¿Por qué tanto ruido? Porque se trata del bar de Kurt Schmidt, el chef detrás de uno de los 50 mejores restaurantes de América Latina.

Por supuesto que también su luce en Prima, el bar donde las materias primas son las protagonistas, las que brillan en preparaciones como su vermú casero o la tabla de fiambres, también hechos ahí.

8. La Salvación

Foto: Valentina Miranda Vega

Otro premiado cocinero que se aventuró con su propio bar es Rolando Ortega, el de Salvador Cocina y Café, el hit del centro de Santiago.

En Providencia, a pasos del Metro Los Leones, instaló La Salvación, la que ya se puede considerar una de las mejores aperturas del 2018.

Anda a conocerlo, que no sólo podrás probar las famosas preparaciones de quinto cuarto de Ortega -preparaciones con cortes poco usados, como las orejas de chancho- sino también beber la coctelería de Santi Aladro, el mismo de las onderos almuerzos Carlos V.

9. El Camino

Foto: María Ignacia Concha

No importa si es invierno o verano, hace frío o calor: siempre dan ganas de ir a “tomarse una cosita” a El Camino, uno de los lugares obligados de barrio Italia.

Debes saber que es un bar de estilo tejano, porque eso ahí abundan los platos con carne ahumada, las cervezas gringas y cocteles potentes con bourbon, por ejemplo.

¿Otra cosa buena de este lugar? Que es 100% petfriendly, tanto que hasta hay costillas especiales para los perros.

10. La Providencia

Foto: Ignacio de la Cuadra

Este nuevo bar de Av. Bilbao primero enamora por lo que ves: una barra larga, muros con ladrillos a la vista y sillones de terciopelo.

Luego, encanta por lo que pruebas ahí, cocteles como el “berrie tu madre”, que se sirve en un vaso con forma de calavera, y con platos como su deliciosa “malaya power”.

11. Cuatro Bocas

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Un cóctel y una buena porción de albóndigas o meatballs como las llaman algunos?

Es un buen plan para una noche que cualquiera y que puedes disfrutar en este bar de Av. Manuel Montt, que fue uno de los que volvió a poner de moda las albóndigas.

Tiene también jarras ideales para compartir, de sangría o borgoña fresquita, por ejemplo.

12. Ruca Bar

Foto: María Ignacia Concha

Si te gusta el gin en todas sus versiones, anda directo al barrio Italia, que ahí está Ruca Bar, un paraíso del gin.

Onda no le falta y tampoco las mesas largas para compartir en grupo.

No sólo sus cocteles con ginebra son imperdibles: también sus tapas, de esas que querrás repetirte, como sus clásicas “mini hamburguesas” o los “montaditos”.

13. Hotel Sommelier

Foto: María Ignacia Concha

Es todo un lujo sentarse en la terraza de este bar, ubicado en la azotea del Hotel Sommelier, en pleno barrio Bellas Artes.

Su vista al cerro Santa Lucía y a las azoteas del centro ya hace que cualquier visita a este lugar sea memorable.

Más todavía se pides algunos de sus cocteles de autor o una botella de un buen espumante.

14. Chipe Libre

Foto: Valentina Miranda Vega

Nunca falla este bar del barrio Lastarria, que se llama así porque es una especie de República Independiente imaginaria, a medio camino entre Chile y Perú.

Lo mejor de estos dos países es lo que hay en su carta, la de platos y piqueos y la de coctelería.

Es el lugar indicado si andas con ganas de probar cocteles con pisco que no sean la clásica piscola.

15. Siete Negronis

Foto: María Ignacia Concha

Por si no lo sabías, uno de los cocteles de moda en todo el mundo es el negroni, ese clásico que se prepara con gin, campari y vermú rojo y que volvió a la barras para quedarse.

Uno de los bares en Santiago para beberlo es Siete Negronis, que lo encuentras en el barrio Bellavista.

Si te cuento que detrás están cuatro destacados bartenders nacionales -Matías Peredo, Rodrigo Otaiza, Fernando Costa y Matías Supan- te harás una idea de lo bueno que es.

16. Sarita Colonia

Foto: María Ignacia Concha

Tienes que tener cuidado, que ni ta darás cuenta cuando te conviertas en un “SaritaLover”, uno de los adictos a este bar de Bellavista que partió en 2000, luego cerró y una década más tarde volvió a abrir.

Sorprende no sólo por su estética kitsch-devota-maximalista, sino también por sus platos, fieles representantes de la “cocina peruana travesti“, que recoge influencias de cualquier parte, sea Chile o Japón.

No dudes ni un segundo y anda a maravillarte con su coctelería de autor y con las nuevas preparaciones de su carta.

17. Kross Bar

Foto: Valentina Miranda Vega

Ya hemos hablado harto de Kross Bar, el templo cervecero del barrio Bellavista al que dan ganas de ir todas las noches.

A ese sumaron después dos locales: uno en la calle Orrego Luco, en Providencia, y otro en Borderrío, Vitacura, el que tiene una increíble terraza.

En cualquiera de los tres encontrarás lo mismos: buenas cervezas -de la cervecería Kross, pero también otras invitadas- y preparaciones sabrosas, que tiene el sello del talentoso chef Matías Artega.

Eso sí, antes reserva, que suelen llenarse.

18. El Honesto Mike

Foto: María Ignacia Concha

Ten paciencia para encontrar una mesa aquí, que es otro de los bares en Santiago al que todo el mundo quiere ir.

¿Por qué tanto revuelo? Porque detrás están los dioses de la cerveza, Beervana, y los dioses de las hamburguesas, los de Franklin Burgers, el food truck que metió ruido en un galpón del persa.

Ocho tipo de hamburguesas, más de 20 salidas de shops y un barra de la que no querrás pararte nunca. ¿Te tientas?

 19. Bravo 951

Foto: María Ignacia Concha

En una tranquila calle de Providencia está casi escondido uno de los mejores bares en Santiago.

Bravo 951 es una gran casona refaccionada, que tiene un patio bien sombreado con mesas largas, perfectas para ir en grupos grandes.

Hay buenas hamburguesas, piqueos y cocteles entretenidos de esos que dan ganas de repetirse.

Los fines de semana, incluso, te encuentras ahí con tocatas de bandas indie o ferias de diseño independiente.

20. Bar Spoh

Bar Spoh
Foto: Valentina Miranda Vega.

Uno de los nuevos bares en Santiago que deben conocer los amantes de la cerveza artesanal es este, que acaba de abrir en el barrio Lastarria.

Detrás están los mismos dueños de la cervecería Spoh, la que lleva siete años conquistando con variedades como una Triple IPA, bien amarga y adictiva, que aquí puedes probar en schop.

Son 18 salidas de cervezas de barril las que hay acá, que además de las de la casa, incluyan a otras buenas compañías chilenas.

Ojo con la carta de comida de Spoh, que tiene buenas opciones hechas con ingredientes de temporada y a muy buenos precios.

21. Bocacielo

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Y si te vas a beber a un bar que tiene una vista en 360° de la zona oriente de Santiago?

Ese es el principal atractivo de Bacacielo, el skybar que se instaló este 2018 en el piso 15 de un nuevo edificio de Av. Kennedy, justo frente al Parque Arauco.

Mejor si te instalas en la barra a probar la coctelería de autor de Juan Pablo González, el mismo que el año pasado ganó el torneo Mixology Challenge.

Un Dj pinchando beats prende al ambiente en este bar que está muy de moda.

22. Charquu

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Has probado cocteles inspirados en los pueblos originarios chilenos? ¿No? Entonces, es hora de que te atrevas.

Puedes hacerlo en Chharqu, uno de los bares en Santiago más particulares, que se ubica en el segundo piso del restaurante Peumayén, en el corazón del barrio Bellavista.

Cuando vayas pregunta a la barwoman, Michelle Lacoste, por el “pichintún”, una degustación de cocteles que te harán recorrer Chile de norte a sur.

Todo un must de la noche santiaguina.

23. Bocanáriz

Foto: María Ignacia Concha

Los amantes del buen vino tienen un bar en Santiago al que vuelven todas las semanas.

Está en el barrio Lastarria, se llama Bocanáriz y ofrece la mayor de cantidad de vinos chilenos por copa: más de 350 etiquetas para elegir.

Incluso, puedes pedirlos por “vuelos”, las catas en copas pequeñas que te permiten degustar varios vinos por temáticas, por valles, por ejemplo.

24. Bar Catedral

Foto: Valentina Miranda Vega

En esta guía de bares en Santiago no podía faltar el Catedral, que a este alturas es todo un clásico del centro de la capital.

Tiene una de las mejores terrazas de la ciudad y en el segundo piso se puede bailar.

Por si fuera poco, acaba de estrenar nueva carta que hay probar sí o sí.

25. Apiádate de Mi

Foto: Valentina Miranda Vega

El último hit cervecero en Santiago es este bar, que está casi escondido detrás de la Iglesia de la Divina Providencia y a pasos del Metro Manuel Montt.

Se llama Apiádate de Mi porque busca ser un bar de barrio, donde ir a pasar las penas acompañado de los amigos y con una buena cerveza en la mano.

La oferta de cervezas aquí es entretenida y generosa, con 13 opciones de cervezas artesanales para elegir, entre ellas varias chilenas reconocidas.

26. Lagerhaus

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Más cervezas? En este nuevo bar de Vitacura las encontrarás por montón.

De hecho, Lagerhaus es el bar con más salidas de cervezas de barril en todo Chile: tiene 35 refrescantes opciones para elegir.

Si su nombre te suena, es que por este bar era conocido por su local original, en Temuco, y una segunda sucursal en La Serena.

Este de Vitacura está en una esquina transitada de Vitacura, tiene un ambiente relajado, buenos precios y sabrosas preparaciones para compartir.

27. 17° 56° Cocina y Bar

Foto: Valentina Miranda Vega

17° 56°  Cocina y Bar es un bar ubicado justo detrás del Drugstore, en Andrés de Fuenzalida, con una gran barra en donde de lunes a viernes de 5 PM a 9 PM hay happy hour, dos por uno en coctelería clásica, como  “pisco sour” ($ 5.500 los dos), hechos con pisco peruano, jugo de limón y una clara de huevo.

Toda una tentación si a esa apuesta le sumas la carta de autor y enfocada en productos chilenos, de Luis Aurelio Garay, el chef que ha trabajado en restaurantes como Boragó en Chile, y Central en Lima.

¿Qué probar? La “jibia apanada” ($ 6.900) que son daditos de jibia apanada en harina tostada, con una mayonesa de clorofila y limón.

O los “locos” ($ 10.900) que son locos blandísimos, sobre una mayonesa de clorofila, láminas de apio y papa con terciopelo de betarraga.

Otra alternativa es que pidas alguno de los sánguches, como el de “sierra ahumada” ($ 8.900) de sierra ahumada desmenuzada, ensalada de cebolla y cilantro, queso fundido, mermelada de pera y mix verde.

O el de “ciervo” ($ 6.900) que es un choripán de ciervo, con chucrut morado, mayonesa al merkén, mermelada casera de manzana y chips de manzana.

17° 56° Cocina y Bar

17° 56° Cocina y Bar

Dirección

Andrés de Fuenzalida 48
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

232451820

28. Galpón Italia

Foto: Valentina Miranda Vega

Un antiguo taller mecánico se transformó en uno de los bares que hoy la lleva en barrio Italia: Galpón Italia.

Vale la pena visitarlo esta temporada, porque tiene un fresco patio interior, donde hay un escenario que en las noches se prende con bandas emergentes.

Toda una experiencia que te hará volver una y otra vez, sobre todo, porque su carta se basa en la carne asada, pero con un concepto diferente al de la parrillada.

En este lugar lo que se sirve son tablas, para dos o tres comensales, con sabrosos trozos de entraña, flat iron, picanha o lomo vetado. Una maravilla.

Seguir leyendo