11 bares que tienes que conocer en Viña del Mar este verano

11 bares que tienes que conocer en Viña del Mar este verano
Foto: Valentina Miranda Vega.

Viñamarinos y turistas deben pasar por estos bares en Viña. Tienen onda, una buena carta de cocteles y cervezas, y platos sabrosos para compartir.

Quercus

Bar Quercus
Foto: Valentina Miranda Vega.

Seguro te enamorarás de la cerveza en el bar Quercus. No lo decimos al azar, sino porque es un local de la premiada cervecería de Olmué, Granizo, esa que desde hace años que ha recibido premios nacionales e internacionales que la califican dentro de las mejores del país.

En este nuevo espacio que sus dueños, Oscar Garrido y Germán Fritsch, abrieron en calle 4 Poniente podrás encontrar 13 líneas del brebaje que ellos elaboran, como la Imperial Stout, de 8°, de color negro y con notas de café tostado, caramelo, chocolate y frutos secos ($ 1.500, 150 ml, $ 2.000 los 250 ml. y $ 3.000 los 500 ml).

También está la Granizo IRA!, de 7° y de profundo color caramelo. Es increíble, porque se siente un toque de romero entre sus ingredientes, lo que la llevó a obtener varios premios, entre ellos la Medalla de Plata en el Chile Beer Cup 2013, y el galardón a la Mejor Cerveza Americana, en la Copa Cervezas de América 2015 ($ 1.500, 150 ml, $ 2.000 los 250 ml. y $ 3.000 los 500 ml).

Imperdibles son sus helados artesanales hechos con sus cerveza lager, IPA e Imperial Stout. Llegarán a tu mesa en unos vasitos, que tendrás que llenar con el brebaje con el que se preparó, así quedará ultra cremoso y muy fresco (desde $ 2.000).

Lagerhaus

Lagerhaus Viña del Mar
Foto: Valentina Miranda Vega.

Hace aproximadamente tres meses abrió un nuevo Lagerhaus en Viña del Mar, el bar cervecero que está en La Serena, Santiago, Antofagasta y otras ciudades del país.

Es increíble ir para allá, porque tienen 38 salidas de barril de distintas cervezas artesanales que se producen en Chile, como también algunas en botellas de países como Suecia y Bélgica.

Lo encuentras en la calle 6 Poniente y, ahí, es buena idea pedir la Chispeza, una Session IPA de 4,6°, de la cervecería santiaguina Jester ($ 4.800), o una American Stout de Keyer, de Quilpué, que identificarás porque es marrón y con notas a chocolate amargo, crema y un dejo de licor ($ 3.200).

Otra de las características de este bar, es que ahí todo se cocina con cerveza, como su hamburguesa “La Hamlet”, que hacen artesanalmente y que lleva salsa de queso azul, tomate y rúcula ($ 3.000). Le viene perfecto maridarlo con una IPA.

Kunstmann

Kunstmann Viña del Mar
Foto: Valentina Miranda Vega.

Si de frescas terrazas se trata, entonces tienes que ir al bar Kunstmann Kneipe en Viña del Mar. Esto, porque ahí tienen dos pisos al aire libre perfectos para pasar la tarde.

Abrió hace casi un año y tiene 16 salidas de cerveza de barril que produce esta fábrica oriunda de Valdivia. Además, puedes degustarlas en tres tamaños de vasos, el schop chico, el grande y el mass, uno de un litro.

¿Qué probar? La Doppel Bock, una negra tostada de 7,5° y gusto a caramelo, vainilla y café (chica a $ 3.400; grande a $ 3.900 y mass a $ 7.500), o la Sommer Pils de 4,8°, perfecta para el verano (desde $ 3.000).

Para comer es una buena idea su sabroso plato de plateada a lo pobre. Es increíble, porque la carne la cocinan con cerveza Bock y Torobayo, y la acompañan con papas fritas, huevo y cebolla caramelizada ($ 10.600).

También degusta su “Lomo Kassler Vetado”, que preparan con un medallón de lomo vetado de cerdo ahumado y spätzle, esa pasta del sur de Alemania que se hace con harina y sémola, y que en local cocinan con perejil, repollo morado agridulce y puré de manzanas ($ 9.800).

La Chingana del Barrio

Foto: Valentina Miranda Vega.

Dos cosas son las que destacan de este bar en Viña del Mar: sus parrillas siempre encendidas y su barra de cocteles de autor.

Esta es una de las gracias de La Chingana del Barrio, un restaurante que está en el barrio poniente de esta ciudad y que destaca por lo amplio de su terraza muy bien decorada.

Hasta allá podrás ir a degustar sus sour de la casa, como el “fresco jengibre”, que prepara el bartender Renato Olmedo, con manzana verde; o el  “al huesillo”, que lleva huesillo hidratado en pisco. Todos cuestan $ 6.000 el copón y $ 3.500 el medio.

Otras delicias son sus jarras de borgoña y sangría; o sus cocteles de autor, entre ellos el “Bernardo O’Higgins”, con gin, vermouth, bitter, naranja y tónica ($ 5.500); o el delicioso “Lautaro”, que preparan con licor Araucano, pisco Sagrado Corazón, guayaba, vermout casero, jugo de limón recién exprimido y romero ($ 5.500). Simplemente inolvidable.

¿Para comer? Su jugosa punta de ganso de kilo y medio ($ 25.900 para tres personas), o su “hamburguesa de reineta”, ensalada chilena (tomate y cebolla), ají verde y lactonesa ($ 7.500).

Flora

Foto: Valentina Miranda Vega.

Si bien este es un restaurante, también tiene una excelente barra que brilla con sus cocteles de autor. Y es que en Flora, podrás beber unos deliciosos, como el refrescante “Ñague”, que preparan con gin, maracuyá, albahaca y syrup de caramelo con canela ($ 5.500).

También tienen el “Sangría Flora”, que lleva gin, licor de sauco, frutillas y vino sauvignon blanc ($ 5.900); y sus cocteles del día ($ 5.900). La gracia de estos es que van variando a diario, por lo tanto siempre te pueden encontrar con una nueva propuesta.

Acompaña estos tragos con platos para compartir, entre ellos los “Conos de salmón”, que son cuatro barquillos artesanales rellenos de tartar de este pescado, mango, tomates cherry, palta, cebolla morada, quínoa y lactonesa. Lo entretenido es que llegará a la mesa en un macetero, simulando ser una planta, y la tierra de ésta será de porotos negros ($ 8.900).

No pases por alto las “Lámparas de mimbre crocantes”. Se trata de tres bolitas de asado de tira y entraña que dejan cocer durante 24 horas para que queden bien blanditas. A estas le agregan mozzarella, cebolla acaramelada, quínoa, gazpacho de tomates cherry y mix de brotes ($ 7.900). Súper ricas.

Bar Blend

Bar Blend
Foto: Valentina Miranda Vega.

Es uno de los bares de trasnoche más solicitados. Y cómo ni, si el Bar Blend, es uno de los pocos after hours en que puedes pedir platos de la carta hasta las 5 AM.

Lo encuentras dentro del casino Enjoy de Viña del mar y, para ingresar tienes que pagar una entrada de $ 3.800.

Sólo así podrás degustar, por ejemplo, un “Kit Desayunador”, que se compone de consomé con huevo y un pan en triángulo de Barros Jarpa, ese aliado de queso fundido con jamón.

Otro plato recomendado para partir son las crujientes “croquetas de prieta” que, además, rellenan con queso azul y mermelada de pera ($ 4.500 las tres unidades).

También puedes degustar su rico “springs rolls”, que son unos rollitos de masa de arroz bien fina y rellenos de camarones, verduras crocantes y polvo de maní. Llegará a la mesa con una salsa teriyaki, para que los untes ($ 7.250).

¿Para tomar? No dudes en pedir alguno de sus refrescantes tragos, como “La Mula de los Andes”, que es a base de gin, fernet, juego de limón, syrup simple especiado, ginger ale y menta fresca ($ 5.500).

Hops

Foto: Hops

¿Un bar de cervezas artesanales con happy hour? Esa es la apuesta de Hops, el bar que abrió en 4 Poniente, casi al llegar a 6 norte en Viña del Mar.

Lo que ahí encuentras son 20 salidas de cerveza, todas artesanales y la mayoría de la V Región, que puedes probar en formatos como  “sampler” ($ 4.500) que son 5 vasos de 140 cc de la variedad que tu elijas, “media pinta” ($ 2.500), o “pinta” ($ 3.500) 550 cc y pinta especial $ 3.800.

Y que, como te contamos al principio, tiene un  happy hour que funciona de lunes a sábado entre las 5 PM a 8.30 PM, horario en que la “pinta” está a precio de “media pinta”, es decir $ 2.500, y la pinta especial a $ 3.000.

¿Qué probar? La refrescante “hidromil” (desde $ 3.500), que si bien no es una cerveza como tal, igual se embarrila y sale desde un grifo.

Acompáñala con alguno de los tacos, como el de  “brisket” ($ 5.900), que son dos tacos rellenos de carne ahumada, con cebolla en escabeche y palta. Para los golosos hay un “combo” que consiste en pedir una hamburguesa más una pinta por $8400.

También puedes elegir la cerveza que más te gustó y pedir que te la den en una lata de 500 cc, que sellan ahí mismo ($ 4.200).

A Mano Hot Dog Bar

Foto: A Mano Hot Dogs Bar

A Mano Hot Dogs Bar abrió en 2016 en barrio Poniente, el sector de de Viña del Mar conocido por sus locales de buena relación entre precio y calidad.

Lo que aquí encuentras es una terraza con opciones especiales para compartir entre amigos, como las “jarras de sangría” ($ 9.000), que pueden ser con vino tinto o blanco.

Prueba la “chardonnay” ($ 9.000) con manzana y frutillas, que es especialmente fresca.

También tienen melón con vino a $ 3.500 y si quieres rellenarlo, te cobrarán $ 1.500 más.

Acompáñala de alguno de los “hot dogs”, la especialidad de la casa, como el “bratwurst” ($ 4.500), la típica salchicha alemana, de carne de cerdo con huevo frito, papas chips, tomate, ají verde y cebolla.

El Irlandés

Foto: Bar El Irlandés

Si eres un fanático de la buena cerveza, entonces de seguro El Irlandés te suena. Te hablamos del bar que abrió hace 15 años en Valparaíso, específicamente en Blanco 1279 y hace unos meses, abrió un segundo local en Viña del Mar, en 6 Poniente 235, casi al llegar a 3 Norte.

Y lo que ahí encuentras, son más de 150 tipos de cerveza, escogidas con pinzas por el irlandés Nigel Gallaguer, especialista en las del norte de Europa, como la “Mikkeller Beer Geek Breakfast” (desde $ 5.000), una de Dinamarca, negra, espesa y con toques de café.

Aquí además tienen 18 salidas de schops, que van cambiando según disponibilidad y con algunas versiones artesanales y locales, como las de Tamango Brebajes que son especialmente aromáticas (desde $ 2.500).

Café Journal

Facebook: Café Journal.

Abrió en el año 1999 y rápidamente se convirtió en un clásico de Viña del Mar.

Y cómo no, si el Café Journal llamó la atención desde el comienzo, cuando la alemana Christell Arredondo y su marido chileno, renovaron completamente la esquina de la calle Agua Santa con Av. España, para instalar ahí un estiloso café de fachada roja, plantas y kuchenes caseros que no se comparaba en nada con otros locales de la ciudad.

Los primeros comensales fueron los universitarios, quienes pasaban en las tardes a escuchar música en vivo en el pequeño escenario del lugar, pero después sus 13 variedades de pizzas conquistaron a más parroquianos que -de lunes a sábado- van a probar, por ejemplo, la “barbone” que lleva carne, champiñón, queso, pimentón y cebolla caramelizada ($ 5.900 la mediana y $ 9.900 la grande) y que acompañan con algún schop de Kunstman o Heineken.

Ojo: ahora tienen un menú de almuerzo que cambia a diario a $ 4.000 y que incluye el ensalada, plato de fondo, bebida y pan con pebre.

Club de Cervezas

Foto: Club de Cervezas

Los viñamarinos amantes de las cervezas artesanales deben estar felices, porque en los últimos años se han abierto varios bares especializados.

Uno de esos es Club de Cervezas, en la calle 2 Norte, que es una sucursal de un bar que partió en Quillota y que fue todo un éxito ahí.

Este de Viña es un local relajado con 20 variedades para escoger, entre chilenas y del resto del mundo. Idel para ir, al menos, una vez por semana con tus amigos a compartir un schop artesanal (desde $ 3.000).

Además, este Club de Cervezas tiene precios que son más que convenientes, con opciones para comer que van desde los $ 3.500, como sus “papas cajún”, bien crujiente y cubiertas con queso cheddar fundido y una rica mezcla de especias.

Seguir leyendo