Esta semana llega a las salas de cine nacionales la segunda parte de la saga del hombre insecto protagonizada por Paul Rudd, Ant-Man and the Wasp.

Por:
Julio 4, 2018

En 2015 Paul Rudd dejó para siempre su estatus de secundario de lujo, y sus ocasionales protagónicos de comedias que pocos recuerdan, para pasar a ser parte del exitoso y lucrativo Universo Cinematográfico de Marvel, la franquicia con que la editorial devenida en productora ha venido sacando provecho de sus paladines desde 2008.

Y lo hizo gracias al papel de Scott Lang, el simpático ladronzuelo que fue elegido por el científico Hank Pym (Michael Douglas) para convertirse en el nuevo Ant-Man, el superhéroe con la capacidad para reducirse al tamaño de un insecto.

Tres años más tarde, Scott vuelve a calzarse el súper traje en una aventura donde se encuentra con arresto domiciliario, después de los eventos de Capitán América: Civil War y a tres días de obtener su libertad.

Pero un extraño “sueño” relacionado con la esposa del Dr. Pym y madre de Hope (Evangeline Lilly), Janet (Michelle Pfeiffer), lo hace tratar de contactarse con el científico.

Poco después, es sacado de su reclusión por Hope y llevado al escondite de su padre: el mismo edificio que resguarda su laboratorio y donde ahora trabajan en un portal para viajar el mundo subatómico donde se encontraría Janet. Pero la aparición de un extraño y peligroso personaje podría frenar sus planes.

Bajo la dirección de Payton Reed, el mismo tras la primera película, el relato vuelve a tener como uno de sus ingredientes esenciales el humor, del que son grandes protagonistas secundarios como Luis (Michael Peña), junto a la acción y el encanto de Rudd.

Todo lo que hace al largometraje una buena elección para ir al cine en familia y reencontrarse con el incontenible universo Marvel.

DIRECTOR: Payton Reed
PROTAGONISTAS: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas, Michael Peña
CALIFICACIÓN: Para todo espectador