De la mano de emprendedores golosos, surgen negocios de productos 100% artesanales. Acá algunos datos de dónde ir a probar esos manjares hechos a mano.

Por: y
Agosto 10, 2018

Hay varios productos artesanales circulando de la mano de emprendedores que son una delicia al paladar.

Y lo mejor es que, además de encargarlos a domicilio, se pueden probar en algunos restaurantes.

Anota estos cinco datos, porque no te arrepentirás de probarlos.

CuracaRibs

No hay costillar de cerdo ni salsa barbecue ni un pulled pork (mechada de cerdo) que se compare a la que elabora CuracaRibs.

Porque los productos de este emprendimiento que nació el año pasado, son cocinados a pulso, en forma 100% artesanal.

Detrás de la idea están Fernando Costa, su hermano Gerardo, y el cineasta Juan Francisco Olea, el director de la serie inspirada en Martín Vargas.

Cansados de no encontrar ningún lugar en Santiago donde pudieran comer pulled pork o costillas de cerdo al estilo tejano, 100% americano, decidieron lanzar lo suyo.

Así, el año pasado instalaron en Curacaví un horno ahumador que ellos diseñaron y mandaron a construir a la maestranza.

Con éste logran que la carne agarre el sabor de los leños que usan para ahumarlo: más dulce si es con manzano o durazno, y más intenso con roble.

El pulled pork que obtienen, lo desmenuzan a mano, y es de una suavidad que se deshace en la boca.

Con las costillas sucede algo similar, gracias al cocción y a la salsa BBQ con que se adoba que le da un sabor sublime.

Ojo, que la salsa también la venden. Pica, pero es sabrosísima gracias a que los vegetales ahumados que usan (cebolla y ajo).

Los tres productos de CuracaRibs se pueden pedir a domicilio en la web, pero también se pueden degustar en el carrito Venice Fries, que está estable en el Jardín Mallinkrodt, en Bellavista.

Ahí, venden por seis trozos de costillas más 300 g papas fritas de 300gr ($ 8.000).

Además, tienen los “Q and sliders”, nueve pequeños panes horneados que llevan pulled pork, una salsa mayo con mostaza, queso y pepinos by maría ($ 12.000).

HORARIO DE JARDíN MALLINKRODT: Martes y miércoles, 6 PM a 1 AM; jueves y viernes, 6 PM a 2 AM. Sábado, 1 PM a 3 AM y domingo, 1 PM a 10 PM. Lunes cerrado.

Jardín Mallinkrodt

Dirección:

Mallinkrodt 170
Santiago, Región Metropolitana Chile

+Google Map

Teléfono

9.59066635

BP Lácteos

En 2015 los socios fundadores, unos italianos que venían de la zona de Puglia, no encontraron mozzarella fresca, tampoco ricotta y menos burrata.

Por eso trajeron todos la maquinaria para instalarse en la zona de Los Ángeles, al sur de Chile, y luego de contratar maestros queseros, se lanzaron.

Ahora son los únicos que elaboran mozzarella fior di latte con leche de vaca de la zona, además de ricotta, y una cremosa burrata, que se deshace en la boca.

La elaboración de la burrata es 100% artesanal, pues el saco se corta a mano y se va rellenando con stracciatella, una mezcla de mozzarella deshilachada con crema (entre $13,500 y $ 15.000 el kilo).

Es perfectamente imperfecta y su suavidad sabor sin parangón. Las hay con trufa blanca y champiñones y otra con pesto, tomate deshidratado y ricotta.

¿Dónde ir a probarla? Se puede encargar del sur, pero también ir a probar en Santiago al nuevo restaurante Radici, abierto para todos los amantes de la cultura italiana y ligados a ella adentro del Estadio Italiano.

Ahí, el chef Francisco Garrido, que trabajó cinco años en la Embajada de Italia, hace maravillas con la burrata y la ricotta.

La primera la deja caer fresca sobre la “pizza del día” hecha por un pizzaiolo romano, y con la segunda rellena unos “ravioles de espinaca a la salvia”, que son un delirio ($ 8.400).

Esta también la usa en un postre, que marca un antes y un después en materia de “canoli siciliano”: son unos tubos de masa frita y crocante, rellenos con ricotta.

Unos van con berries, otro con chips de chocolate y el tercero con azúcar granulada y pasas remojadas en pisco.

Ver más información de Radici acá.

La Ibérica

Jamones, quesos, patés y postres, es el fuerte de esta tienda gourmet española abierta hace dos meses en calle Marcel Duhaut.

Su dueño, un catalán, trae sus principales productos estrella de España, donde son elaborados en forma 100% artesanal.

La pata de jamón que siempre se ve en su tienda la corta con técnica.

Y una tal, que hace que la carne no pierda sabor con la fricción del cuchillo.

Además, tiene un queso de cabra de la zona de Castilla-La Mancha, que se lo compra a un pastor que sólo produce 14 kilos cada tres meses.

El dueño, Fernando, lo vende por 100 gr en $ 4.500.

Y no es todo: todos los días hace una quincena de baguettes de masa madre ($ 1.800), el que se puede encargar temprano y pasarlo a buscar a las 6 PM.

Lo mejor es llevarlo recién salido del horno a casa, y acompañarlo con su jamón curado o el salchichón ibérico más una copa de vino.

Fuera de eso hace unos patés de pierna de cochinillo deshuesado y deconstruído y que viene en barras. La técnica de cocción detrás de ese paté es clave: son más de ocho horas cociendo el cerdo.

Los postres también los hace a diario en su taller, ubicado ahí mismo. Puede tocarle un día un mousse de galleta de chocolate, nueces, jengibre y founge de chocolate ($ 1.750).

ESTACIONAMIENTO: En la calle, gratis.
INSTAGRAM: @laibericagastronomica

La Ibérica Gastronómica

Dirección:

Marcel Duhaut 2995
Santiago, Región Metropolitana Chile

+Google Map

Teléfono

9.54068065

La chica de humo

Foto: La Chica de Humo

Hace poco más de un año que la arquitecta Daniela Ibarra Arias tomó un curso de charchutería y otro de conservas en la Casa de Oficios.

Y desde entonces, se enamoró del oficio, de volver a hacer sus propios alimentos y re descubrir los sabores muchas veces dejados de lado por los procesos industriales.

Así empezó La Chica de Humo, como se llama el emprendimiento a partir del cual Daniela Ibarra vende pastrami hecho por ella.

De acuerdo a la antigua receta, es decir, carne de cortes magros como pollo ganso por ejemplo, que primero limpia y deja en salmuera durante tres días, para luego ahumar de forma natural durante seis horas.

El resultado son láminas de pastrami jugoso, de sabor intenso, que vende en formatos de 100 gr ($ 3.000), 200 gr ($ 5.000) y de 400 gr ($ 12.000).

Además de otro formato en cubitos ($ 5.000 los 200 gr) ideal para usar en guisos

¿Cómo pedirlo? En su Instagram: @lachicade_humo

Lácteos Lyon

Yogurt tipo griego, es decir de consistencia más espesa y sabor natural, ligeramente ácido. Así es el yogurt Lyon que fabrica María Constanza Lyon, bióloga e ingeniera comercial.

Lo hace a partir de un proceso totalmente natural, para el que usa leche no reconstituída y bacterias para fermentarlo. Leche que luego filtra y ya está.

El resultado, es este yogurt que es totalmente distinto a los que encuentras en el mercado, sin azúcar añadida ni espesantes artificiales.

Es decir, 100% natural. El envase de 750 gr cuesta $ 4.990, el de 150 grs $ 1.290.

Puedes comprarlo en su página Www.onliness.cl/_alimentoslyon o Instagram: @alimentoslyon