La cantante acaba de sacar un maxi single —Abrazándote— y se prepara para sus tocatas de verano. A la también arquitecta le gusta oír a otras músicas, recorrer Estación Central y visitar el bar de su barrio.

Por:
Diciembre 21, 2017

—¿Una picada para comer y beber?

Glück (Av. Irarrázaval 689), un bar con estética Game of Thrones. Como está al lado de mi casa, hasta puedo ir en pijama. Tiene muchos tipos de cervezas y picoteos baratos, como las empanaditas de queso que sirven con salsas para untar”.

—¿Dónde ir a escuchar música en vivo?

“Al GAM y a la Sala Patricio Bunster, de Matucana 100, que son dignificantes para los músicos, con buena infraestructura y acústica”.

—De los músicos nuevos, ¿quién destaca?

Niña Tormenta, que sacó un disco debut, Loza, muy lindo. Usando pocos elementos, hace canciones preciosas. ¿Otra? Dadalú, que lleva más tiempo, pero que siempre propone algo nuevo y sorprende”.

—Eres arquitecta, ¿qué barrio recomiendas recorrer?

Estación Central. Me encantan la Usach, el Planetario, la Villa Portales, Meiggs y la estación de trenes. Ahí está todo pasando”.

—¿Una disquería infalible?

Needle, por su variedad y porque se nota que ahí hacen todo con amor, no sólo por negocio (Monjitas 579). Tienen sesiones en vivo y es un buen lugar para juntarse con amigos. ¿Lo último que compré ahí? Un disco de The Space Lady, una alemana cincuentona que tocaba covers de Bowie en una plaza, hasta que un productor la descubrió”.

—¿Webs para melómanos?

“Dos que dignifican el pop, que lo valoran con un punto de vista crítico y algo de ironía: jenesaispop.com y popjustice.com”.