Los mexicanos Vaya Futuro y los chilenos Niños del Cerro son parte de la nueva camada de bandas de Quemasucabeza, el sello de Gepe y Pedropiedra.

Por:
Junio 6, 2018

Desde Namás, de Gepe, hasta Abrazándote, de Fakuta, el sello chileno Quemasucabeza ha regalado al pop latino algunas de las canciones más memorables de las últimas dos décadas.

Lo viene haciendo desde 1998, cuando los hermanos Jorge y Rodrigo Santis, junto a a Walter Roblero, crearon esta etiqueta para publicar la música de su banda, Congelador.

Poco a poco, y de la mano de artistas como Gepe, Javiera Mena y Pedropiedra, se convirtió en el sello independiente más importante de Chile.

Ahora que está cumpliendo 20 años, conservan su espíritu inquieto y sigue apostando por nombres nuevos del pop indie, pero ahora no sólo locales, sino también de México y Argentina.

Estas son las apuestas latinas de Quemasucabeza a las que debe prestar oído.

Niños del Cerro

Uno de los discos más esperados del año es el segundo de Niños del Cerro, el quinteto de La Florida que se dio a conocer hace un par años como parte de la nueva escena guitarrera chilena.

En apenas un par de años, pasaron de tocar en galpones a grandes escenarios y a telonear a músicos reconocidos, como José González.

¿Sus últimas hazañas? Tocar en el festival español Primavera Sound —la semana pasada— y pasar a integrar el cartel del aniversario de Club Fauna, en el que también están sus admirados Animal Collective, el cantautor de moda Father John Misty y los australianos Cut Copy, el próximo 1 de septiembre en Santiago.

A Quemasucabeza se integraron el año pasado, para publicar su segundo trabajo, el sucesor de Nonanto Coo (Piloto, 2015) y por el que ganaron la estatuilla a Artista Revelación en los Premios Pulsar.

Ya han adelantado dos estupendo singles, Contigo y Flores, labios, dedos, los que no han hecho más que aumentar la ansiedad de su fans por querer escuchar su nueva entrega, que contará con las colaboraciones de Martina Lluvias y Chini Ayarza.

“El disco aún se está mezclando. Esperamos sacar un nuevo single pronto antes de dar a conocer todo el material de una”, cuenta Simón Campusano, la voz de Niños del Cerro, recién bajándose del avión que los trajo de vuelta del Primavera Sound.

Y agrega sobre el festival: “Estuvo muy lindo, hicimos dos fechas y en ambas la gente fue muy entusiasta y receptiva. Además, nos dimos el gusto de ver a muchas bandas que nos gustan desde siempre, como Beach House y Deerhunter”.

No se los pierda si pasan por su ciudad, que sobre el escenario son realmente explosivos.

¿Su próxima fecha en vivo? El 28 de julio en la Sala SCD de Bellavista, en Santiago. “Y pronto se viene una gira por México y otros lugares de América Latina”, adelanta Campusano.

Vaya Futuro

Desde Tijuana, México, viene Vaya Futuro, otra de las apuestas de Quemasucabeza.

Fue una alianza que partió luego de que el quinteto participara, en 2015, en el Festival Neutral México.

El fruto de eso es Tips para ir de viaje (2017), el tercer disco de la banda y el primero bajo el alero del sello chileno.

Ese trabajo le abrió la puerta a grandes festivales, como el Vive Latino México, donde compartieron cartel con Morrissey y Gorillaz.

Escúchelo si aún no lo hace, que las 13 canciones de ese álbum reflejan bien las inquietudes sonoras del grupo, las de un pop con alta carga emocional, que en sus mejores momentos recuerdan a los Radiohead de OK Computer y a los Flaming Lips de The Soft Bulletin.

¿Qué planes tiene Vaya Futuro hoy? “Publicaremos más sencillos con su respectivos videos y tendremos fechas dentro y fuera de México”, resume la banda.

Crucemos los dedos para verlos pronto también en Chile.

Armisticio

Hace un par de años, el pequeño sello chileno 1000 Cometas publicó Espiral, un disco que parecía sacado de otra época, exactamente de la Inglaterra de fines de los 80 y 90, cuando bandas como New Order y The Field Mice enamoraban con joyas de pop perfecto.

Fue toda una sorpresa enterarse de que detrás de ese álbum —elegido por medios como Finde como uno de los mejores de 2016— estaba un talentoso compositor que, por entonces, no cumplía los 20 años.

Armisticio es el nombre del proyecto personal del chileno Matías Soto, el joven inquieto que es el último fichaje de Quemasucabeza.

Bajo esta etiqueta, editará su tercer trabajo, que está programado para este año.

“Me encuentro trabajando en nuevos conceptos musicales que, por el momento, satisfacen mi sed creativa y de crecimiento”, dice Soto.

El single adelanto, Operadora sensacional, es un buen ejemplo de los nuevos territorios musicales que está explorando Armisticio.

La Otra Cara de la Nada

El indie argentino es toda una mina de oro. Es cosa de escarbar un poco para encontrar grupos guitarreros de alto calado emocional, como El Mató a un Policía Motorizado, Las Ligas Menores, Tobogán Andaluz y muchas otras más.

De esa misma cantera viene La Otra Cara de la Nada, un quintento formado en 2011 en Misiones, que se mueve entre el rock guitarrero, el post rock y el dream pop.

El año pasado ficharon por Quemasucabeza, alianza que se estrenó con la distribución digital de su disco Sobre premios y tormentas.

Es esa una oda a la adolescencia y todo lo que esa etapa conlleva, que la revista Billboard resumió así: “La melancolía general del disco y sus voces aletargadas funcionan como un imán”.