Nada mejor que lanzar su quinto disco en el momento más tranquilo de su vida. El viernes aparece -en formato físico y digital- Espejo, el nuevo álbum de la cantautora. En este, sus canciones invitan a conectarse consigo mismo, igual como lo hace en esta entrevista, donde habla de su vida y trabajo musical.

Por:
Abril 27, 2018

Todas las mañanas, Javiera Mena se levanta y se da unos minutos para meditar. Lo hace desde hace 10 años, porque es su manera de trabajar con sus emociones. Sólo ahora que la meditación es una práctica más usual, lo dice abiertamente y sin temor a que alguien le diga que “se fue en una volada hippie”, comenta entre risas, sentada en un pequeño café del barrio El Aguilucho, en Providencia.

A sus 34 años, esta multiinstrumentista, que partió componiendo desde pequeña, junto a otras bandas, nunca imaginó que saltaría de los sellos independientes, con los que venía trabajando desde 2006, cuando lanzó su primer disco Esquemas Juveniles, a una empresa internacional como Sony Music. El paso se dio el año pasado, cuando la contactaron de la misma productora y ella no dudó en aceptarlo para sacar su quinto álbum, Espejo, lanzado el 27 abril, tanto en plataformas digitales como en CD.

Se sorprendió ella, pero quizás no su fanaticada ni la crítica: Javiera ya venía sumando éxitos, como ser nominada como Mejor Canción Pop en los Premios Grammy Latino 2015 por su tema Otra Era y por haberse presentado en el Festival de Viña del Mar en 2016, donde se llevó un aplauso cerrado la noche en que cantó. A eso hay que sumarle las extensas giras por España, México y EE.UU., que la llevaron a conocer a importantes músicos, como Alizzz, el Dj catalán que luego trabajaría con ella algunas canciones de este nuevo disco.

Desde hoy, las 10 canciones de pop electrónico bien pegajoso ya se pueden escuchar en plataformas como Spotify, y será el 29 de septiembre el día en que lance el álbum en un concierto en el Teatro Caupolicán. “Es un disco con canciones enfocadas en filosofar en torno a la vida”, asegura Mena. Un reflejo de la etapa en que la compositora está ahora, “un momento tranquilo”, como dice, alejada del bullicio, dedicada sólo al trabajo, su familia y sus “gathijos”, como llama a sus gatos Lea y Neno.

Javiera Mena Espejo

–Por eso el nombre Espejo, ¿porque quisiste mostrar tu actual etapa?

Sí. Creo que en este momento estoy enfrentando la poesía o lírica (de mis canciones) de una manera más directa. Tiene mucho que ver con el arte de la meditación, porque una mente despierta está más conectada para mirarse y mirar a los demás.

A medida que sacabas discos, las letras se volvieron más confesionales, pero ahora vuelves a la introspección, como ocurrió con Esquemas Juveniles. ¿Es un regreso a tus orígenes?

No fue algo premeditado, pero sí quise hacer algo más introspectivo que se conectara con ese primer disco. El resultado me encantó, porque si bien Espejo es un álbum dance, las canciones son más para adentro y con más metáforas.

Siempre incluyes ritmos latinos en tus discos y ahora no es la excepción. ¿Qué te seduce de ellos?

Me gusta mucho la percusión, las congas… Siempre intento que estén presentes, aunque de maneras distintas, como ahora, que las abordo desde la electrónica, como desde el techno o desde el house. De hecho, tengo canciones como Intuición, de Espejo, o Pide, de Otra Era, con un dembow (un ritmo de percusión jamaicano) más evidente. Lo incluyo, porque me gusta agarrar estos ritmos y hacer algo original y pop.

En Intuición invitaste a cantar a Liliana Saumet, la vocalista de la conocida banda colombiana Bomba Estéreo. ¿Cómo se dio esa relación?

Nosotras somos amigas desde hace tiempo, nos conocimos en Nueva York hace un par de años, y siempre hablábamos de grabar algún tema juntas. Cuando estaba trabajando Intuición, había una parte más caribeña, que obviamente le iba a salir mejor a ella que a mí. Y así fue, le salió muy desde el corazón.

Otra era en Javiera Mena

Desde 2006 que la estrella del electropop produce discos cada cuatro años. “Igual que los mundiales de fútbol”, dice riéndose. Pero a pesar de la coincidencia, asegura que no hay nada relacionado, que “sólo se ha dado”.

Asimismo ocurrió con la alianza que hizo con Sony Music, la misma que edita a la mexicana Natalia Lafourcade y a la estadounidense Beyoncé. El cambio, asegura, no ha sido drástico y esto se debe a que la “pilla bien parada”. “Ya no soy una artista a la que la pueden direccionar; al contrario, ya sé cómo se hacen las cosas”, sentencia.

¿Cómo definirías esta alianza entre Meni, tu productora, y Sony?

La describo sólo para ganar. La gente de Sony es fan de mi música, la escucha hace un montón de tiempo y, por lo mismo, confía en mi proyecto y me entrega todo el poder en lo artístico. Yo elijo con quién colaboro y con quién hago mis videos.

Antes trabajabas con el productor Cristián Heyne. ¿Qué pasó con esa alianza?

Fue un ciclo que se cumplió y, por lo mismo, decidí buscar otra manera de trabajar y no repetir siempre la misma fórmula que ya sabía que sería exitosa. Este cambio fue muy desafiante, porque me junté con una Javiera anterior, más desprejuiciada, y eso hizo, además, que me acercara a gente nueva, como el productor y Dj español Alizzz.

Pasas harto tiempo en México y en España. ¿Tiene tu música mejor recepción allá que acá?

Es diferente. Acá soy local y en México y España, soy exótica, partiendo por mi nombre. Acá está lleno de ‘Javieras’, pero en esos países es como decir ‘Mónico’, jaja. Igual yo creo que mi público ha crecido bastante en Chile y me manejo más en un circuito popular. En México y en España, en cambio, aún ocupo un lugar en la música alternativa.

¿Cuál es tu relación con las redes sociales? En Dentro de ti hablas de la sobreexposición a estas.

Yo no me meto mucho a las redes sociales. He aprendido a no hacerlo, porque estaba gastando mucho tiempo en estar en una fantasía. Ahora, encuentro válido que haya gente que le guste usarlas, pero yo recomiendo alejarse un poco. En Dentro de ti hago una invitación a mirarse hacia adentro y también observar el mundo allá afuera, porque (de la mezcla de ambos ejercicios) nace la creatividad.

Cuando dices “mirar hacia afuera”, ¿rescatas tu gusto por la astronomía?

No sé la parte física de la astronomía, pero me gusta mucho mirar el cielo. Encuentro increíble vivir en un planeta redondo y que se haga de noche, porque el sol se esconde. De hecho, en esa canción hablo de “un universo en tu interior”, para conectarse con esa cosa gigantesca que es el Universo. A veces lo olvidamos, porque estamos mirando las redes sociales o caminando como encerrados. Yo sólo llamo a hacer un ‘salud’ por la vida.

Javiera Mena Espejo

Mujeres atrevidas

En Chile fuiste una de las primeras en hacer una banda solo con mujeres y bailarinas. ¿Qué te parece que se estén sumando cada vez más mujeres a esta tendencia?

Yo ya estoy en una etapa 2.0, en una época más conciliadora. Lo digo, porque volví a incluir a hombres en mi equipo y me encanta la unión femenina y masculina que se genera. Ahora, con esto no digo que nos hagamos los lesos; al contrario, en el Festival de Viña, por ejemplo, hicimos un show con puras mujeres y eso fue un hito para mí, un gran acto para una mujer abiertamente lesbiana. Fue bacán, fue algo muy político, pero sin discurso ni palabras. Levantamos la bandera con los hechos y las canciones.

¿Crees que a las artistas chilenas se les está respetando más?

Creo que cada vez hay más respeto, pero todavía falta. Es una etapa de cambio, donde las mujeres artistas se han ganado un lugar importante, con espectáculos súper power. Pienso en Camila Moreno, Francisca Valenzuela o Mon Laferte, que hacen vibrar por esa cosa chamana que tienen las mujeres en el escenario.

¿Cómo ves, en ese sentido, el trabajo que hace Francisca Valenzuela con Ruidosa Fest?

Creo que Francisca es muy inteligente y tiene un capacidad única para generar proyectos. Me encanta. Ruidosa es un espacio para la conversación, para recibir información y generarla; para reflexionar y debatir (se hacen charlas en torno a la mujer en la música). Creo que lo que está haciendo es único en el mundo. Lo valoro un montón.

¿Y por qué nunca has tocado ahí?

No he podido por temas de agenda, pero sí he ido a conversatorios. El otro año, sí o sí, tocaré en ese festival.

Javiera Mena

Dónde:

Teatro Caupolicán - San diego 850
Santiago, Santiago Chile

+Google Map

Teléfono

226991556

Inicio

Septiembre 29 - 9:00 pm

Fin

Septiembre 29 - 11:00 pm

precio

$6.000