Contra lo Imposible: Velocidad, drama y entretención

Por

Contra lo Imposible: Velocidad, drama y entretención

James Mangold dirige está realización protagonizada por Matt Damon y Christian Bale, que revive el esfuerzo de Ford por demostrar que uno de sus autos podía derrotar a Ferrari.

El título original de la cinta dirigida por James Mangold, que dejó una vara muy alta en su carrera con Logan (2017), es Ford v Ferrari, que apunta directamente a la premisa básica de su última película: el esfuerzo de Ford por demostrar que con uno de sus autos podía derrotar a Ferrari en la famosa y extenuante carrera de Le Mans.

Sin embargo, la real inspiración en torno a Contra lo Imposible, el nombre con que fue rebautizada en español, son dos hombres que fueron claves en esa competencia automovilística: el tejano Carroll Shelby (encarnado por Matt Damon) y el inglés Ken Miles (Christian Bale).

El primero probó el sabor del triunfo en las 24 Horas de Le Mans a fines de los 50, cuando ganó la carrera en un Aston Martin junto a Roy Salvadori, superando a un modelo de la escudería Ferrari. Años después, debido a una afección cardiaca, dejó el rol de piloto para transformarse en constructor.

Papel en que desarrolló un vínculo con Ford y, más tarde, con Miles, quien pasó a formar parte de su equipo como mecánico y su principal piloto de pruebas. Y es precisamente en este punto, a mediados de los 60, que la película centra su relato: luego de que Shelby acepta desarrollar un modelo deportivo para dicha empresa, con Miles como aliado.

El relato los muestra enfrascados en conversaciones sobre motores, chasis o el sistema de frenado. Pero también se ve cómo Shelby hace frente a los ejecutivos de Ford y al mismísimo nieto de su fundador, Henry Ford II, quien busca resarcir su imagen luego de la humillación que sufrió cuando Enzo Ferrari desistió de asociarse con su empresa.

Y además se revela el lado más amable de Miles, quien deja atrás la ironía y dureza con que enfrenta a sus colegas o una pista de carreras, y se muestra cálido y cercano cuando está con su esposa Mollie (Caitriona Balfe) y su hijo Peter (Noah Jupe).

Emocionantes escenas y actuaciones

Así, a lo largo de más de dos horas y media de duración –que pasan rápido debido al ágil ritmo del relato-, no solo se conocen los esfuerzos de Shelby y compañía por construir el auto que les dé el triunfo sobre Ferrari, sino que también la relación de amistad entre éste y Miles, muy cercana a lo que en inglés se conoce como “bromance”.

De esta forma se van intercalando las emocionantes escenas de los autos en las pistas de carrera con el drama humano. Como el conflicto que genera el hecho de que Shelby quiera que Miles sea el piloto principal del Ford GT40 en Le Mans, en directa oposición a los deseos del poderoso ejecutivo Leo Beebe (Josh Lucas).

Esto transforma a la película en un imperdible para aquellos que vieron cómo Lewis Hamilton ganó el fin de semana pasado el Gran Premio de Abu Dhabi, en la última fecha de la Fórmula 1 de 2019; como también para aquellos que disfrutan de una buena historia y de inmejorables actuaciones.

DIRECCIÓN: James Mangold

PROTAGONISTAS: Matt Damon, Christian Bale, Caitriona Balfe, Jon Bernthal, Josh Lucas

GÉNERO: Drama/Acción

CALIFICACIÓN: Para todo espectador

Seguir leyendo