Cerro Santa Lucía: por qué hay que visitar este parque en altura

Cerro Santa Lucía: por qué hay que visitar este parque en altura

Ubicado en pleno centro de la ciudad, el cerro Santa Lucía fue convertido en paseo público por el ex intendente Benjamín Vicuña Mackenna, en 1872.

A veces pasa que siempre lo vemos ahí, entre la Alameda por el sur y la calle Merced por el norte, y nos olvidamos que el cerro Santa Lucía es un excelente panorama para visitar en cualquier fecha del año.

Más ahora que la Municipalidad de Santiago acaba de anunciar que para el 2020 se remodelará el Castillo Hidalgo, ese edificio patrimonial que devino en centro de eventos.

De Huelen a Santa Lucía

cerro Santa Lucía(Foto: Valentina Miranda Vega)

Huelen (dolor en español) era el nombre con que los indígenas llamaban a este cerro antes de la llegada de los españoles.

Sin embargo, eso cambió el 13 de diciembre de 1540, cuando el conquistador Pedro de Valdivia lo tomó  y, a la vez, cambió el nombre por Santa Lucía, en honor a Santa Lucía de Siracusa, una mártir cristiana conocida popularmente como la santa de los ciegos.

Pero no te imagines que en esos años habían verdes árboles en el lugar, al contrario, era un peñón de enormes rocas muy difícil de transitar.

Su forma permitió que durante el período de Colonia y Reconquista se convirtiera en una fortaleza de defensa realista -el Castillo Hidalgo era una de ellas-.

Después fue el sitio donde se enterraron a los Protestantes (los que posteriormente pasaron al patio de los disidentes del Cementerio General), y entre 1849 y 1862, el lugar perfecto para construir un observatorio astronómico.

Eso, hasta la llegada del intendente Benjamín Vicuña Mackenna, quien desde los inicios de su gestión en 1872, decidió convertirlo en un paseo público, o como él decía en su libro Álbum del Santa Lucía, “una gran plaza aérea”.

¿Un dato? En esta trabajaron más de 100 presos que seguían las órdenes de un grupo de obreros calificados.

Qué visitar

cerro Santa Lucía(Foto: Valentina Miranda Vega)

Varios son sus atractivos, los que puedes conocer gratis en una mañana o tarde: abre de 9 AM a 6 PM en invierno, o de 9 AM a 7 PM, en verano.

Por ejemplo, si entras por la puerta de Merced podrás tomar dos senderos, uno que se dirige al cerro y otro al Jardín Japonés.

Este último, es un espacio construido en 1954 con el aporte de la embajada de ese país y ahí podrás ver árboles como cedros y abedules, e incluso sentarte en medio de la naturaleza.

¿Otro jardín? El Circular, que está hacia la calle Merced, y que ostenta el título de ser el primer jardín plantado en el cerro, ahí verás, por ejemplo, pequeñas araucarias y varios pimientos.

Después, subiendo las escaleras, te encontrarás con otro de sus atractivos: la Terraza Neptuno.

La reconocerás por su enorme pileta y una estatua al Dios romano del mismo nombre (que gobiernas las aguas) que el mismo Vicuña Mackenna trajo de Francia para instalar en ese lugar.

También la terraza Caupolicán, un antiguo fuerte que mandó a construir el militar y gobernador español Casimiro Marcó del Pont.

En ese lugar está la controversial estatua de Caupolicán que hizo el escultor Nicanor Plaza en bronce (ganadora del primer lugar del Salón de París, en 1868).

Se supone que muestra a un guerrero araucano, pero en realidad su forma física, atuendo y tocado de plumas hace que se parezca a los indígenas pieles rojas de EE.UU y Canadá.

En la cima
cerro Santa Lucía

(Foto: Valentina Miranda Vega)

La cima del cerro Santa Lucía está a 690 metros de altura y ahí se encuentra la Torre Mirador.

Se accede después de subir unas escaleras de piedra angostas (tal como se ve en la foto principal), pero tiene su recompensa, al llegar podrás ver la ciudad en 360 grados, incluso hay unos binoculares para eso.

Cuando ya vayas de bajada, no te pierdas el mural que el artista Fernando Daza hizo en 1971 en homenaje a la poeta Gabriela Mistral, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1945.

Ojo, está por el lado de la Alameda y es un trabajo sorprendente en cerámica.

Bonus cerca del cerro Santa Lucía

Hotel Magnolia cerro Santa Lucía(Foto: María Ignacia Concha)

Si después de recorrer el cerro te dio hambre, tienes varias opciones para ir a comer cerca.

Pero uno recomendado es el restaurante del hotel Magnolia, y si no está lloviendo su terraza (abre de 6 PM a 12 AM), en el piso siete, desde donde se ve, muy de cerca este parque declarado Monumento Nacional en 1983.

¿Por qué? Porque está a los pies del cerro en un edificio neogótico de 1929 que perteneció a la familia Zegers y que hoy es un oasis citadino de la calle Huérfanos.

Su restaurante es una joyita poco conocida y se caracteriza por las recetas de comida chilena que prepara ahí todo los días -de 1.30 PM a 3.30 PM- el chef Claudio Zúñiga.

Por ejemplo, podrás comer un salmón ahumado, una reineta austral o unas costillas de cerdo asadas que son para chuparse los dedos.

Cerro Santa Lucía

Cerro Santa Lucía

Dirección

Merced
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

Seguir leyendo