Grandes fracasos de ayer y hoy se llama el especial de stand up que Jani Dueñas estrenó hace unos días en Netflix. Una buena opción para fans de la comedia.

Por:
Julio 10, 2018

Después de Natalia Valdebenito y Fabrizio Copano, la comediante Jani Dueñas se convirtió en la tercera chilena en estrenar un especial de comedia en Netflix.

Lo tituló Grandes fracasos de ayer y hoy y debutó hace dos semanas. Ya se ha transformado en un imperdible entre los fanáticos de las risas, porque la voz de Patana —el entrañable personaje de 31 Minutos— ofrece una impecable rutina que saca varias carcajadas en poco más de una hora.

¿Por qué ver este especial? Aquí, cinco sencillas razones:

1. La locación

El especial se grabó en el Teatro Huemul, el precioso escenario del barrio del mismo nombre construido a principios del siglo XX. Un lugar patrimonial que luce muy bien en la pantalla, con sus palcos y balcones apenas iluminados.

2. Auto risas

Jani Dueñas se ríe de sí misma, pero no como un arma fácil y repetida, sino como un elemento que cruza su rutina con perspicacia. Su edad —más de 40— y hasta su nombre, que considera infantil para una persona de su edad, son blanco de un análisis descarnado, que hace reír a los presentes y a los que miran por TV.

3. Otros blancos

La comediante no se ríe sólo de ella y sus fracasos. Durante el programa saca al baile a otros personajes, como las flacas que siempre se quejan de estar gordas. También, a los que tratan a las mascotas como humanos. Más allá de ella, Dueñas buscó material y lo encontró de sobra.

4. Homenaje a un “accidente”

Como esta nota no incluye spoilers, sólo mencionaremos que en Grandes fracasos de ayer y hoy se citan aquellas ventosidades que los cuerpos a veces expelen. Incluso, se les rinde un pequeño homenaje. Un divertido momento que vale la pena buscar.

5. La despedida

El cierre del especial sorprende con la aparición de la comediante y partner de Jani Dueñas, Paloma Salas. Su intervención es breve, pero basta para explicar por qué ambas llevan casi una década compartiendo créditos en la escena del stand up local.