8 documentales de música que todo melómano debe ver en Netflix

8 documentales de música que todo melómano debe ver en Netflix

Cine y música es una combinación explosiva. Hay 8 documentales en Netflix que logran esa magia y que son imprescindibles para los melómanos.

Hip-Hop Evolution

Foto: Hip-Hop Evolution

Aunque hay varias producciones que recrean la historia del hip hop, como la serie The Get Down -dirigida por Baz Luhrman- hay pocas como Hip Hop Evolution, la serie documental de Netflix que cuenta la historia de este influyente género musical.

Son cuatro capítulos, que cuentan desde sus origines -a comienzos de los 70 en el efervescente distrito del Bronx, en Nueva York- hasta la aparición del gangasta rap, en los años 90, en los barrios más pobres de Los Angeles.

Lo mejor de este documental es que aquí hablan todos quienes fueron influyentes en los primeros años de este género, desde Djs y MCs hasta productores: Kool Herc, Afrika Mambaataa, Russell Simmons, Big Daddy Kane y varios más.

Son leyendas del rap que aquí conversan con un par, el rapero canadiense Shad Kabango, quien hace de conductor de esta serie documental, que pronto tendrá su segunda temporada.

Puedes verlo aquí.

Gaga: Five Foot Two

Promocional

Este documental es un seguimiento a la estrella del pop, Lady Gaga, mientras graba y lanza su álbum de 2016, Joanne, y prepara uno de sus conciertos más importantes: el que dio en febrero de 2017 en el intermedio del Super Bowl, la mediática final del campeonato de fútbol americano.

El filme —exhaustivo y entretenido— sorprende al mostrar aspectos íntimos de la cantautora, como su pena tras una ruptura sentimental reciente o el gran dolor físico que la afecta y que la lleva al llanto desconsolado y a buscar toda la ayuda terapéutica que puede conseguir.

Dura una hora y 40 minutos y es ideal para los que quieren conocer un poco más de esta estrella del pop y de cómo se relaciona con su familia a partir del disco Joanne, dedicado a una tía de la cantante que murió muy joven a causa del lupus.

Ver aquí.

Paris is Burning

Foto: Promocional

Muchos de los documentales de música en Netflix son producciones recientes, aunque hay algunas que son verdaderas piezas históricas del género, como Paris is Burning.

Este es uno dirigido por Jennie Livingston y estrenado en 1990, que en su época fue alabado por la crítica y que recibió premios en los festivales de Berlín, Toronto y Sundance, por ejemplo.

¿Por qué causó tanto revuelo? Porque mostró un mundo desconocido hasta entonces, el de la cultura ball, la de los competencias de baile que organizaba la comunidad gay y trans de los barrios pobres de Nueva York y que se inspiraban en los desfiles de moda de alta costura.

Es la misa escena en que se desarrolló el voguing, ese baile estilizado que Madonna mostró al mundo en su hit Vogue y que año más tarde Alex Anwandter homenajeó en el video de Cómo puedes vivir contigo mismo.

Crudo y conmovedor a la vez, Paris is Burning retrata como pocos las frustraciones y adversidades de la comunidad gay negra, quienes participaban en estos encuentros como una manera de evadir su realidad y “vivir” -aunque fuera por unas horas”- como lo hacen los ricos blancos y las estrellas de Hollywood.

No dejes de poner oído a la música, que ahí suenan canciones estupendas de soul, disco y house.

Ver aquí.

Janis: Little Girl Blue

Foto: Promocional

Por supuesto que esta estrella de rock estadounidense tenía que tener su propios documental en Netflix, y este se llama Janis: Little Girl Blue.

En las casi dos horas de esta cinta del 2015 dirigida por la cineasta estadounidense Amy Berg, se muestra a la mujer frágil que fue esta artista de rock y blues que cantaba con gritos desgarradores y rabiosos temas, como Piece of my heart y Cry Baby.

Y lo hace a través de cartas que mandó a su familia, fotografías, videos y entrevistas a músicos que trabajaron en la banda que le dio éxito después de mudarse de Texas a San Francisco: Big Brother and the Holding Company.

La cinta hace un relato semilineal de la vida de Janis desde que comienza a transformarse en una estrella, hasta su muerte a los 27 años, producto de una sobredosis de heroína. Pasando, claro, por su infancia y años en la universidad, donde se burlaban de ella por no seguir con los estereotipos femeninos de la época.

Bueno es ponerle atención a la película, para entender un poco a esta artista que lo único que quería era encajar en la sociedad y que dejaba la vida en el escenario, porque cantar era su verdadera pasión.

Mira Janis: Little Girl Blue acá.

What Happened, Miss Simone?

Foto: Promocional

En abril de 2013, se apagó la voz más conmovedora que ha dado nunca la música. Cuando Nina Simone cantaba, el mundo callaba.

Compleja, revolucionaria y artista total, la vida de esta cantante, pianista y activista se cuenta en What Happened, Miss Simone?, documental dirigido por Liz Garbus y estrenado en 2015 en el Festival de Sundance.

Si desconocías su historia, aquí sabrás de sus inicios en su natal Carolina del Norte, hasta sus últimos días, a través de imágenes y registros inéditos, además de entrevistas a su círculo más íntimo, entre ellos su hija, su marido y los músicos con los que tocaba.

Te asombrarás, sobre todo, con su trayectoria artística, que en realidad cruzaba toda su vida, y que la llevó a luchar contra el racismo y los abusos hacia la comunidad negra, compromiso que selló para siempre su destino.

Tanto impacta What Happened, Miss Simone?, que apenas aparezcan los créditos finales, te darán ganas de escuchar toda la discografía de esta voz que nunca nadie llegará a igualar.

Puedes ver este documental acá.

Residente

Foto: Promocional

Hace sólo un año se estrenó el documental Residente, del puertorriqueño René Pérez, ex vocalista de Calle 13, y este ya está disponible en Netflix.

Fue dirigido y producido por el mismo músico, quien viajó durante dos años a los países que salían en la prueba de ADN que se hizo antes de partir para determinar sus orígenes. Así fue como llegó a Rusia, Ghana, China, Burkina Faso, Serbia, EE.UU e Inglaterra, entre otros.

De todos esos lugares se juntó con músicos, cantantes de ópera y populares, con los que grabó y compuso temas que luego se lanzaron en su disco debut en solitario que lleva el mismo nombre que la película.

La idea de ambos trabajos fue mostrar que todos somos mezcla, frente a las ideas racistas que están surgiendo cada vez con más poder.

Ojo con la fotografía del filme, es realmente linda.

Mira Residente acá.

Oasis: Supersonic

documentales en netflix
Foto: Promocional

El 22 de agosto de 2009 en el V Festival de Staffordshire, Inglaterra, fue la última vez que Oasis tocó en vivo sobre un escenario. Y es que el legendario grupo de brit pop británico formado por los hermanos Noel y Liam Gallagher a principios de los 90 tenía, al parecer, fecha de expiración desde el día en que se fundó.

En este documental dirigido por Mat Whitecross y producido por Asif Kapadia y James Gay-Rees (ganadores de un premio Oscar por Amy) los fanáticos de Oasis podrán conocer la historia del grupo desde sus inicios, contada desde diversos ángulos por sus protagonistas.

No sé por qué Liam y yo somos tan distintos, fuimos criados de la misma manera”, es una de las frases de Noel que más se repiten a lo largo del documental y es, quizás, la que mejor explica las profundas diferencias que terminaron por llevar al éxito y (luego) al fracaso al grupo liderado por los hermanos Gallagher.

¿Cómo fue que nacieron hits como Wonderwall y Don’t Look Back in Anger? ¿En qué momento comienza a quebrarse la banda? ¿Existe la posibilidad de una reunión a futuro? Este documental que dura poco más de dos horas –y ojo que tiene muy buen ritmo– te responderá esas y más preguntas.

Mira Oasis: Supersonic acá.

Quincy

documentales en Netflix
Quincy | Netflix

Fue sólo en septiembre de este 2018 que Netflix estrenó un documental que le rinde homenaje a uno de los compositores y productores musicales más brillantes del siglo XX, el norteamericano Quincy Jones, ya de 82 años.

Y fue su hija, la actriz Rashida –quien es fruto de la relación del músico con la la bella Peggy Lipton- la que se lanzó a codirigir este documental de dos horas.

Pero más que entregar inéditas revelaciones sobre su biografía, la cinta lo tributa recordando los hitos más importantes de su carrera al ritmo de Stomp! de The Brothers Johnson, al principio de la cinta.

El documental recurre a las entrevistas en primera personas y narraciones en off del mismo Jones. Es un una de ellas en la que cuenta cómo fue vivir en el Chicago de La Gran Depresión, o cómo fue cuando su madre desapareció de su vida a los 7 años luego de que la internaran por esquizofrenia.

Trasladado a Seattle por su padre, quien los sacó a él y a su hermano de la vida de las calles y las pandillas, es allá donde Quincy se encuentra con la música y donde aprende a tocar varios instrumentos, entre ellos la trompeta.

Con ésta en mano recorre varios clubes de jazz y logra viajar en los 5o a Nueva York y empezó a escribir, arreglar. Allá conoce a Thelonius Monk, Charlie Parker, Billie Holiday, Miles Davis y cuando se hizo un férreo amigo de Ray Charles. 

El documental se detiene unos pocos minutos más en la cercanía que logra con Frank Sinatra, de quien se convierte en su arreglista musical sino también en su amigo, uno al “La Voz” defendió de la discriminación por su color de piel.

Otras tantos minutos más le dedica a los éxitos que cosecha como productos de los álbums de Michael Jackson habla (Off the WallThriller y Bad)

Al principio del rodaje se le ve como es: un octogenario que aún le cuesta parar con una agitada vida, al que todos aman (desde Paul McCartney hasta Bono) y al que le gusta beber vodka. Y también, al que le gustan demasiado las mujeres.

Y es es ritmo el que le juega malas pasadas y que se muestran en el documental: como cuando llega al hospital luego de sufrir un coma diabético y como cuando debe ser operado de coágulo que casi lo mata. 

Con 70 años en industria musical, Quincy cosechó mayoritariamente éxitos (decenas de Grammy), algo que no se puede decir de sus matrimonios, que fueron en total tres, sin contar que estuvo emparejado al final con Nastassja Kinski.

Ojo con la escena en que Ray Charles le rinde homenaje, misma ceremonia en que Barack Obama lo aplaude con fuerza. Cuesta contener la emoción.

Mira el documental acá.

Seguir leyendo