La Piojera sigue viva y dejando réplicas con sus legendarios terremotos

La Piojera sigue viva y dejando réplicas con sus legendarios terremotos
Foto: Carolina Vargas

Más de 105 años de historia tiene este emblemático bar del centro de Santiago, el que está más vivo que nunca y conquistando con sus tragos populares y platos clásicos de la cocina chilena.

“El que no vino a La Piojera no vino a Chile” reza uno de los tantos carteles que hay en las paredes del famoso y popular bar de calle Aillavilú, a la salida del Metro Cal y Canto.

Y es imposible no darle la razón a la frase, porque este es un lugar de paso obligado para quien quiera vivir la auténtica chilenidad en pleno centro de Santiago.

Foto: Carolina Vargas

Trabajadores de los mercados del sector, turistas, oficinistas y transeúntes: a todos ellos es posible ver en los distintos rincones de esta picada, ya sea en algunas de las mesas de sus salones o de pie en su barra o bajo el parrón.

Algo que viene sucediendo desde hace más de un siglo, exactamente desde 1916, cuando don Carlos Benedetti Pini adquirió este cantina, que hoy administra la tercera generación de su familia.

Foto: Carolina Vargas

La misma cantina a la que en 1922 llevaron al presidente Arturo Alessandri Palma, visitada por ministros y funcionarios de gobierno, y que al verla exclamó: “¿Y a esta piojera me han traído”?

Desde ahí el local quedó con ese nombre, bautizo que ocurrió hace justo 100 años. Un siglo en el que La Piojera ha atravesado crisis y pandemias y que sigue ahí, vivita y coleando.

Terremoto con réplica en La Piojera

Foto: Carolina Vargas

Hay varias leyendas en torno a esta picada y una de ellas es que sería el bar y restaurante más antiguo de todo Santiago, algo de lo que no hay claridad.

Lo que sí es seguro es que en La Piojera se popularizó el terremoto, el típico trago chileno que nació en otro lugar histórico, El Hoyo, de Estación Central.

De hecho es su especialidad y, sin duda, uno de los mejores de toda la capital. El que se hace con vino pipeño que traen directamente desde Portezuelo, en la Región del Ñuble, que almacenan en un estanque y luego pasa por un enfriador.

Foto: Carolina Vargas

Por eso te lo sirven heladito, en la versión que prefieras ya sea con fernet, el clásico, o con granadina, dulcecito y peligroso, y con harto helado de piña.

Además de uno propio de La Piojera, el maremoto, que lleva menta en vez granadina, y que es toda una sorpresa para quien no lo ha tomado antes.

Todos cuestan lo mismo $ 3.500, mientras que la réplica, un terremoto de 330 cc, vale $ 1.800.

Por supuesto que además hay otros brebajes populares, como borgoña de frutilla ($ 12.000 la jarra), una cañita de chicha ($ 1.500) o el cumplidor chichón ($ 2.200), que lleva mitad de pipeño, mitad de chicha y un par de rodajas de naranja.

Clásicos de la cocina chilena

Foto: Carolina Vargas

Y tan buenos como los terremotos son los platos de La Piojera, clásicos de la cocina chilena y perfectos para acompañar sus tragos.

Como su insuperable arrollado, hecho en el local, de tierna pulpa de cerdo, que puedes pedir en media porción ($ 10.000) o entero ($ 17.000), acompañado de papas cocidas con salsa verde de la casa o papas fritas ($ 18.000).

Foto: Carolina Vargas

Además del pernil ($ 10.500), también con papas cocidas, o la carne mechada ($ 8.500), muy blandita, jugosa y generosa en las verduras de su cocción.

Y si vas en grupo, pidan un clásico de La Piojera, la pichanga, que trae trozos del pernil de la casa, queso, pickles y aceitunas.

La Piojera

La Piojera

Picada

Dirección

Aillavilú 1030
Santiago, Santiago Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

233466759

Horario

Lunes a domingo, 12 PM a 9 PM

Con Reserva

No

Seguir leyendo