Patronato: el mejor barrio para vitrinear y comer rico

Patronato: el mejor barrio para vitrinear y comer rico
Foto: Valentina Miranda Vega

No sólo se puede ir a comprar ropa a Patronato. En el barrio también hay buenos restaurantes y picadas para pasar a probar en un día de vitrineo.

Mr. Han’s Chicken

Foto: Valentina Miranda Vega

Uno de los imperdibles del barrio Patronato es este local, que antes se llamaba Chicken Story.

Hace poco fue rebautizado como Mr. Han’s Chicken y sus especialidad sigue siendo la misma: las alitas de pollo al estilo coreano, bien picantitas.

Tienen 10 variedades de estas alitas, crujientes por fuera y de carne tierna por dentro, que de acuerdo a la tradición, se fríen dos veces para lograr esa textura y consistencia.

Y ojo, que es muy difícil que te puedas comer un plato solo, porque son generosas, así es que puedes preguntar por las medias porciones, que siguen siendo grandes.

Un clásico de ahí son las “pechugas fritas” ($ 10.900), bien crocantes, acompañadas de nabos y una salsa picante en la que las puedes untar.

Otra alternativa son las de “salsa agridulce” ($ 12.900), que ojo, pican, y vienen bañadas en una salsa agridulce con sésamo y nabos

Mr Han’s Chicken

Mr Han’s Chicken

Dirección

Antonia López de Bello 267
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

222138913

Horario

Lunes a sábado 10 PM a 10.30 PM

Estacionamiento

Por calles aledañas, con propina

Bunsik

Foto: Valentina Miranda Vega

BunSik es una gran barra, bonita y con cocina a la vista, que acaba de abrir en la calle Río de Janeiro , en pleno barrio Patronato.

Se llama así porque es el término que se usa en Corea para la cocina callejera. De hecho, quiere decir”comida hecha con harina”.

Prueba ahí las opciones en tempura, es decir, que se rebozan en una capa de harina delgada para luego freírlos.

De estos uno buenísimo es el “kimari” ($ 800), con pasta y vegetales. Una delicia.

También el “crocket” ($ 1.500), que es literalmente una bola rellena de papa y choclo, muy sabrosa.

Otro imperdible es el “tteokbokki” ($ 4.000), un caldo concentrado y picante, que viene con un huevo, masas de pescado y de arroz, como los dok bok ki, los ñoquis de arroz de Benjamín Nast en DeCalle, otro imperdible de la cocina callejera asiática.

BunSik

BunSik

Dirección

Rio de Janeiro 367
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

Horario

Lunes a sábado 12 PM a 7 PM

Estacionamiento

Por calles aledañas, con propina

La Llajuita

Foto: Valentina Miranda Vega

No todo es comida coreana y árabe en Patronato. En el último tiempo, al barrio llegaron nuevas cocinas con otros sabores, como los de Bolivia.

De ahí son los platos tradicionales que puedes probar en La Llajuita, un local abierto recién este año por una familia que llegó a vivir a Santiago desde La Paz.

Lo suyo son las recetas típicas de regiones como Cochabamba y Santa Cruz, y que acá encuentras de viernes a domingo.

Es una delicia que puedes probar en el “charquekán” (en la foto principal), que además de charqui desmenuzado, frito y crocante, lleva mote de maíz, papa y huevo cocidos, y queso fresco gratinado.

Otro de sus hits es el “plato paceño“, con bistec de vacuno, choclo blanco, papa cocida y queso fresco.

La idea es que los comas con las manos, a la usanza del país andino.

El Gringo

Foto: Valentina Miranda Vega

El Gringo fue el segundo shawarma en instalarse Chile, hace ya 16 años.

Lo abrió “Dan”, un canadiense a quien encuentras siempre en la caja y que se hizo adicto a este tipos de sabores mientras trabajaba en el note de Siria.

De hecho, guarda bajo siete llaves el secreto de los condimentos originales con que los que aliña la carne.

Tan bueno es, que se convirtió en local favorito de chefs como Juan Manuel Pena Passaro de La Argentina Pizzería.

El shawarma es la estrella aquí y uno de sus recomendados es el “mixto“, de carne de pollo y vacuno, bien aliñada, hecha en un fierro horizontal, que gira y se asa lentamente, con hummus, ensalada, salsa de yogurt, pepinillos y tahine, la salsa de sésamo.

Todo eso enrollado dentro de un gran pan pita, que también puedes pedir para llevar.

Lo puedes probar en tamaño normal ($4.700) o también extra largo, el XL, de 30 centímetros ($ 6.400).

Había una vez

Foto: María Ignacia Concha

También en la calle Antonia López de Bello (casi al llegar a Río de Janeiro), encuentras la conocida cafetería y panadería coreana Había una vez, de inspiración francesa.

Ahí no sólo puedes ir a comprar ricos productos, como unos muffins de chocolate o vainilla ($ 1.000), que hacen con una masa suave y con el toque justo de dulzor, o su queque de mango, sino que también podrás sentarte en unas de sus mesas a degustarlos.

Mejor si lo haces con un té de jengibre con miel, que se puede pedir en versión fría o caliente, o con un café de especialidad.

Había una vez

Había una vez

Dirección

Antonia López de Bello 307
Recoleta, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

227325100

Website

http://cafehabiaunavez.com/contacto/

Horario

Lunes a viernes, 9.30 AM a 7.30 PM. Sábado, 9.30 AM a 5.30 PM.

Estacionamiento

En calles aledañas, gratis.

Edad

Todo público

Con Reserva

No

Möbssie

Patronato
Foto: María Ignacia Concha

¿Sabías que en Patronato hay un café de especialidad? Se llama Möbssie y está en la calle Santa Filomena.

Lo instaló ahí la barista coreana Jazmín Kim, quien le puso ese nombre, porque en su idioma significa “algo más”.

Lo hizo así para remarcar, por ejemplo, que en esa cafetería encontrarás más experiencia y más sabor.

Si andas vitrineando por el barrio, pasa a tomarte un rico capuchino ($ 2.000) preparado con perfecta leche texturizada.

Acompáñalo con alguna de sus 10 variedades de waffles, como el “manjar deluxe” ($ 5.900), que viene con salsa de manjar, frutillas, plátanos, kiwis, helado de vainilla, crema chantilly y almendras tostadas.

¿Otra opción? La “baguette de bulgogui” ($ 3.500), un sándwich de esta carne maridada en  soya, azúcar y ajo, de ligero toque agridulce.

Möbssie

Möbssie

Dirección

Santa Filomena 284,
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

232335332

Website

http://mobssie.com/

Horario

LUnes a viernes, 9 AM a 7 PM. Sábado, 9 AM a 6 PM

Estacionamiento

En calles aledañas, gratis.

Edad

Todo público

Con Reserva

No

ManNa

Foto: Valentina Miranda Vega

ManNa es un pequeño comedor en la calle Río de Janeiro, y el secreto mejor guardado de la comunidad coreana en Patronato.

De hecho, es común ver ahí a dueños de restaurantes emblemáticos del sector, como el Banchan Nara,  que acaba de abrir en calle Loreto.

Ahí, te encontrarás con más de 10 opciones, entre platos e insuperables caldos típicos, como “kimchichigue” ($ 5.500), con kimchi, uno de los platos emblema de la cocina coreana, que son verduras fermentadas, como nabo, pepino, col china, sal, salsa con ajo, jengibre y ají, que en este caso, se acompañan de verduras y tofu.

O el  “mandu ramen” ($ 4.500), con verduras, huevo y una empanaditas rellenas con carne de soya y verduras.

ManNa

ManNa

Dirección

Río de Janeiro 330
Santiago, Región Metropolitana Chile

Abrir en Google Maps

Teléfono

227354367

Horario

Lunes a sábado 12 PM a 8.30 PM

Estacionamiento

Por calles aledañas, gratis

Con Reserva

No

Copo de Crema

Foto: Valentina Miranda Vega

¿Y algo para refrescarse durante el vitrineo por el barrio? Sí, los helados de Copo de Crema.

Es una cafetería donde puedes probar el “Bing- su” ($ 2.500), un helado típico coreano, también llamado snow flakes, porque tiene la textura y apariencia de la nieve.

Tiene esas características porque se elabora con una máquina especial, traída de Corea, en la que se introduce la leche y esta sale convertida en forma de una espuma de nieve.

Lo entretenido es que la hace en el momento, así que puedes ver cómo va ocurriendo la magia.

Ojo, que puedes pedir de leche entera, descremada o de soya ($ 3.000).

Luego, el helado lo sirven en un gran vaso de medio litro, que además de esta “nieve”, lleva una pasta de porotos de soya dulce y mermelada casera del sabor que elijas, como mora, frambuesa o damasco, por ejemplo.

Seguir leyendo